La movilización y la solidaridad social, claves en el retorno con vida de Katya y Leticia

 

Texto por Monserrat Cárdenas

Casi cumpliéndose 38 horas del bloqueo del Libramiento Ejército Mexicano, las familias de Leticia Saucedo y Katya Rodríguez recibieron la noticia de su localización y pudieron verlas con vida a través de los barrotes que circundan las instalaciones de la Fiscalía General de Colima, frente a las que se encontraban decenas de personas aguardando noticias sobre ellas desde el pasado viernes, cuando ambas fueron raptadas.

La repercusión mediática de su secuestro en plena Av. Constitución a eso del medio día, y la movilización de sus familias y amistades para dar con su paradero, despertó la solidaridad de los repartidores de aplicación que arribaron al campamento en sus motocicletas haciendo sonar sus cláxones y sus motores como muestra de apoyo a los familiares; también de aquellas personas que llegaron en sus autos a entregar paquetes de agua, fruta y botanas para contribuir con la causa. Incluso, por la noche un panadero optó por regalar casi todo su pan a quienes se quedarían a pernoctar bajo los toldos instalados por las familias.

Horas antes, la Red de Desaparecidos en Colima había emitido un pronunciamiento solidario y reclamaba, junto a otras organizaciones sociales, la aparición con vida de las mujeres, quienes se hicieron presentes también en el campamento.

“Como parte de la sociedad colimense, nos sumamos a la indignación y la preocupación de estas familias que han sido tocadas personalmente por la violencia incesante. Nuestra primera solidaridad es con ellas, apoyamos las acciones de protesta que emprendan y rechazamos cualquier intimidación y presión de parte del Gobierno del Estado y los grandes empresarios contra el bloqueo, pues parecen estar más preocupados por las mercancías que transportan los tráileres que por las demandas de los familiares”, se leía en el comunicado difundido en redes sociales.

A las voces de activistas y de otras madres de desaparecidos, se sumaron las de cientos de usuarios de las redes sociales que mostraban el apoyo a la madre de Leticia y al esposo de Katya, que fueron quienes más visibilidad mediática tuvieron al dar entrevistas e informar los avances en la búsqueda.

“No se quiten hasta que aparezca, todo el apoyo. Ahorita es esa familia, cuántas más faltan para que se pongan a trabajar”, escribió el usuario de Facebook Joaquín Santana, en una de las transmisiones en vivo desde el plantón que hizo Tlanesi.com.mx

Por su parte, la usuaria Alondra Moreno, escribió: “entiendan, es una madre desesperada. Ellos y todos nosotros apoyemos en ponernos un ratito en su lugar. Ella quiere su hija”.

Ana Irene Villalón apuntó: “no quiten el bloqueo para que metan más presión, no se dejen intimidar”.

El bloqueo del Libramiento Ejército Mexicano recuerda lo ocurrido tras la desaparición de Macario Monje González, el niño de 15 años ‘levantado’ junto a su tío, Omar Aguilar Mendoza, el 20 de mayo pasado en Tecomán, mientras laborada como ayudante en una funeraria. Su madre, María Antonina González Ramírez, organizó a sus familiares, amigos y vecinos para impedir el paso de vehículos en el puente de Coahuayana, que conecta Colima con el vecino estado de Michoacán. Siete días después, Macario fue liberado y llegó caminando al campamento con su ropa echa trizas.

A decir del Registro Nacional de Personas Desaparecidas o no Localizadas de la Secretaría de Gobernación, hasta hoy, en Colima hay 1034 personas permanecen en calidad de desaparecidas. 413 de ellas son mujeres, mientras que 329 del total tienen una edad entre los cero y los 19 años.

“Las familias de Katya y Leticia nos enseñaron que solo la protesta y la acción en las calles puede hacer que las autoridades respondan como deben. Si no fuera por el bloqueo al Libramiento y la solidaridad de la sociedad, posiblemente continuarían desaparecidas”, dijo en su página de Facebook la organización Coordinadora Socialista Revolucionaria (CSR), firmante del pronunciamiento solidario junto a la Red de Desaparecidos, luego del anuncio del regreso a casa de Katya y Leticia.