Exige comunidad de Canoas reconocer su rechazo al proyecto minero Rufus 5

Fotos y vídeo: Archivo Tlanesi

 

COLIMA, Col.-  Habitantes de la comunidad indígena de Canoas exigieron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que se reconozca públicamente su rechazo al proyecto minero “Rufus 5” y a cualquier otro relacionado con su territorio susceptible de afectar sus derechos e intereses.

Así también, demandaron que se niegue la autorización de concesiones, cambio de uso de suelo o cualquier otra acción con la que la Semarnat permita a la empresa Hematite S.A de C.V. o a cualquiera de sus asociadas a realizar operaciones dentro de o en zonas aledañas al territorio de la comunidad indígena de Canoas.

Las demandas anteriores forman parte de un pronunciamiento entregado a la dependencia federal luego de una marcha realizada el jueves 8 desde el Jardín Núñez, con el apoyo de pobladores de comunidades vecinas: Puertecito de Lajas, Cedros, El Ciruelito, El Llano de la Marina y Lomas de Ávila Camacho.

También participaron de manera solidaria en la protesta integrantes del Consejo Indígena en Defensa del Territorio de Zacualpan (CIDTZ), Frente en Defensa del Maíz, Verde Colima, Coordinadora Revolucionaria Socialista, Colectivo Ciencia para el Pueblo, entre otras agrupaciones.

Fueron atendidos por el encargado de despacho de la Semarnat, Carlos Manuel Alcaraz Mendoza, quien les informó los planes de realizar en los próximos días una consulta entre los habitantes de Canoas respecto del proyecto, como lo disponen las leyes en materia indígena, pero el presidente del Comisariado Ejidal, Raymundo Campos Muñoz, le expresó la oposición a que se realice ese ejercicio, porque ya en dos ocasiones el pueblo se declaró territorio libre de minería.

No obstante, convinieron que posteriormente personal de la dependencia visitará la comunidad para dialogar en torno al asunto.

 

PRONUNCIAMIENTO CONTRA LA MINERÍA

A continuación, se reproduce íntegro el “Pronunciamiento en contra de la pretensión de proyectos mineros en la comunidad indígena de Canoas, municipio de Manzanillo, Colima”:

La población colimense en general -y en específico la sociedad manzanillense- nos encontramos muy preocupados por la pretensión del proyecto minero “RUFUS 5” promovido por la empresa HEMATITE, S.A. de C.V. (de capital extranjero) de llevar a cabo la extracción de mineral de fierro a través del método de cielo abierto en 28.5947 hectáreas en el territorio del ejido de Canoas, municipio de Manzanillo, Colima, bajo la concesión minera Rufus con título No. 234218. (1)

Consideramos, basados en experiencias locales (Peña Colorada en Minatitlán) nacionales e internacionales, que la minería es una actividad detonadora de problemas ecológicos y de desestructuración, ya que los impactos que sufren los territorios por las labores de exploración y explotación de las empresas mineras se traducen en depredación de los recursos naturales, impactan negativamente en el equilibrio ecológico, dañan la salud de las personas y generan inestabilidad social (lo que ya ocurre en Paticajo, por ejemplo) y que se imponen mediante el argumento trillado del beneficio y crecimiento económico. Estos daños, en mayor o menor medida, contribuyen a la contaminación y agotamiento del agua, la contaminación de suelos, el desgajamiento de cerros, la contaminación por ruido, la intrusión en zonas naturales protegidas, la explotación y el transporte clandestino de minerales, la desestructuración territorial, además que se relacionan con amenazas a opositores, desapariciones y muertes de lugareños, según diversas investigaciones. (2)

 

Colima ostenta, con el 41% de su territorio, el primer lugar nacional en superficie territorial concesionada para actividades mineras (3). Siendo menester aclarar, que una concesión minera no es igual a un proyecto minero, sin embargo, las concesiones son el primer paso para la exploración y eventual extracción de minerales.

Las 28.5947 hectáreas del predio a explotar por 16 años tienen una cobertura vegetal que corresponde en un 68.27% a la selva mediana subcaducifolia y un 31.73% al bosque de encino (4), por lo que su remoción representaría la muerte de 11,454 árboles de 39 especies distintas y el desplazamiento de la fauna. Esto significa además la erosión del suelo, la contaminación por polvo producto de la actividad minera y la disminución en la captación de agua subterránea.

El proyecto se encuentra en la cuenca hidrológica RH 15 denominada Río Chacala Purificación, que cubre la zona oriente del estado de Colima y parte de la costa sur del estado de Jalisco, una de las tres cuencas más importantes de nuestra entidad.

En particular, la zona de operaciones se localizaría en los terrenos en donde se forma el río El Cacao que abastece de agua para el consumo doméstico y riego agrícola de alrededor de 4 mil personas de las comunidades de Canoas, Puertecito de Lajas, El Ciruelito, El Llano de la Marina, Cedros y Lomas de Ávila Camacho. De comenzar la explotación minera, estas aguas se verían impactadas negativamente poniendo en riesgo la sostenibilidad de los manantiales y su calidad para el uso humano.

Ahora bien, Canoas es una comunidad indígena en términos de lo señalado en el inciso h) fracción VII del artículo 3 de la Ley sobre los Derechos de los Pueblos y Comunidades Indígenas del Estado de Colima (4).

En este sentido, es importante recalcar que mediante diversas Asambleas las autoridades ejidales de la comunidad han determinado rechazar cualquier proyecto minero dentro de su territorio, declarando al ejido de Canoas como “TERRITORIO LIBRE DE MINERIA”, por lo que exigimos el reconocimiento y protección de sus normas de organización interna y el respeto a la autodeterminación y autogestión de los pueblos y comunidades indígenas, en términos de lo establecido por los principios generales de la Constitución Federal, los Tratados Internacionales y los Derechos Humanos.

Las Organizaciones de la Sociedad Civil y los habitantes de Canoas compartimos el rechazo general de la comunidad a cualquier forma de explotación de la tierra que afecte el equilibrio de los sistemas ecológicos de los territorios que habitan, especialmente aquellas tierras que forman parte o que son aledañas a la zona en la que el proyecto pretende establecerse, pues afecta directamente los derechos al agua y al medio ambiente sano de los habitantes de Canoas.

Por todas estas consideraciones, EXIGIMOS:

1. Se reconozca públicamente el rechazo de la Comunidad indígena de Canoas al proyecto minero “Rufus 5” y a cualquier proyecto minero relacionado con su territorio susceptible de afectar sus derechos e intereses.

2. Se niegue la autorización de concesiones, cambio de uso de suelo o cualquier otra acción con la que la SEMARNAT permita a la empresa Hematite S.A de C.V. o a cualquier de sus asociadas a realizar operaciones dentro de o en zonas aledañas al territorio de la comunidad indígena de Canoas.

3. El respeto irrestricto de sus derechos humanos.

¡No a la mina, sí a la vida!

 

 

ATENTAMENTE

Habitantes de la comunidad de Canoas, Coordinadora Socialista Revolucionaria, Frente en Defensa del Maíz, Verde Colima, Consejo Indígena por la Defensa del Territorio de Zacualpan, Colectivo Ciencia para el Pueblo, Vigilemos Manzanillo A.C., Paseo de Las Brisas, A.C., Colectivo Amigos por Manzanillo, Colectivo por la Liberación Humana y de la Tierra, Colectivo Empoderamiento Climático, Unidad Total por la Naturaleza A.C., Grupo MAR y Red de Defensores Ambientales.

 

REFERENCIAS:

1. https://www.proceso.com.mx/648619/piden-intervencion-de-amlo-para-impedirautorizacion-del-proyecto-minero-rufus-5

2. Koch, s/f; Castro 2013; Guillén, 2009a, 2009b, 2013a y 2013b; Arenas, 2012;

Maldonado, 2015; Revista Proceso, 2013; Radio Contagio, 2013; Noticias Terra,

3. https://www.proceso.com.mx/547096/colima-ocupa-el-primer-lugar-nacional-enterritorio-concesionado-para-actividades-mineras

4. Documento Técnico Unificado Proyecto Minero de Fierro Rufus 5.

5. Ley sobre los Derechos de los Pueblos y Comunidades Indígenas del Estado de Colima