El feminicidio es contrario a la cultura de respeto a una muerte digna

 

La muerte en la cultura mexicana significa no olvidar a quienes nos precedieron. El respeto por la muerte nos debe servir para exigir una vida digna. Nadie debe ser privado violentamente del derecho a vivir. En estos días de tantas muertes cotidianas no debemos olvidar a quienes les fue arrancada la vida por violencia feminicida. Eran rostros, cuerpos, historias, que fueron cegadas cruelmente por quienes se sienten dueños del poder en las casas y en las calles. Fueron víctimas de la violencia machista al amparo del sistema patriarcal que el capitalismo impone estructuralmente. Mientras la impunidad prevalezca y no se tomen las medidas de prevención, atención y sanción, no se podrá erradicar el feminicidio. Luchar hasta que se garantice una vida libre de violencia para las mujeres y niñas es un deber y un compromiso de construir una cultura de respeto a los derechos humanos.

Durante el primer semestre de 2020, en Morelos, se documentaron por la Comisión Independiente de Derechos Humanos, 44 feminicidios, y los meses con una mayor cantidad de feminicidios ocurrieron en marzo (10) y julio (9).
Los municipios con mayor número de feminicidios fueron Cuernavaca 11, Temixco 6, Amacuzac Tlaltizapán y Jiutepec 3 cada uno.
Del 10 de agosto de 2015 al 31 de julio de 2020 hemos documentado 430 feminicidios. De agosto a diciembre de 2015 se reportaron 27, durante 2016 los casos se elevaron a 97, en 2017 ocurrieron 74, en 2018 fueron 88 y en 2019 documentamos 100, y en 2020 de enero a julio se han documentado 44.
El rango de edad de las mujeres asesinadas fluctuó entre algunas horas de nacida y los 94 años. Se hizo un análisis fino por rango de edad de las mujeres asesinadas y se observó que el mayor número se encuentra entre los 21 a 30 años con 234, seguida de la categoría de entre 31 a 49 con 164 feminicidios.
Los feminicidios han ocurrido en todo el estado, pero solo 8 municipios están con AVG y los de mayor número son: Cuernavaca 217, Jiutepec 98, Temixco 83, Cuautla 63, Yautepec 60, Xochitepec 48, Emiliano Zapata 47, Puente de Ixtla 42, Jojutla 36 y Tepoztlán 35.
De los 8 Municipios con Declaratoria de AVG en Morelos, tan sólo 5 nos entregaron a la CIDHMOR informes de cumplimiento, pero Cuautla, Yautepec y Jiutepec No entregaron.
En Morelos no se ha eliminado el feminicidio. El recuento de los mismos es de 1235 casos en casi 20 años. Recordando que en nuestra solicitud de la Alerta de Violencia de Género documentamos 530 casos en 13 años y en 5 años con AVG hemos documentado 430 y en lo que va de este año 44 feminicidios.
Esta realidad lastima profundamente los derechos de las mujeres y vulnera su derecho a una vida libre de violencia. Y lamentablemente vemos como a medidas emergentes, las reacciones lentas y discontinuas han sido la respuesta institucional.
El cambio de personal, así como la nula o poca comprensión de la problemática que abarca la Alerta de Violencia de Genero en Morelos implica que la atención y seguimiento a las acciones mandatadas por la AVG se haga tardíamente y que los compromisos adquiridos no se hayan cumplido.
En este sentido, observamos que las controversias políticas y/o personales dentro del gobierno municipal, estatal y federal únicamente contribuyen a una inacción de las instituciones y, por ende, una desatención en la obligación de garantizar una vida libre de violencia para las mujeres y en el cumplimiento de las medidas decretadas por la Alerta de Violencia de Género.
Por todo ello, en el marco de las tradiciones culturales de nuestro pueblo, que no olvida a las personas muertas de manera violenta, hoy 28 de octubre de 2020, seguimos llamando a reivindicar el derecho a una vida digna y exigir justicia para todas las víctimas de feminicidio en Morelos, hacemos un enérgico llamado a todos los poderes del Estado y a todos sus niveles de gobierno para que cumplan y hagan cumplir la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, pues el pueblo se los demanda.
Atentamente: Por la vida y la justicia para las mujeres.
Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos, A.C.

No más impunidad en los casos de feminicidios

Foto: Captura de pantalla de Youtube/ Paco Dorado

 

Este martes 27 de octubre de 2020 se presentó el video documental sobre la PRIMERA CARAVANA CONTRA LOS FEMINICIDIOS EN ECATEPEC, ESTADO DE MÉXICO bajo la dirección de Paco Dorado, la proyección virtual se llevó a cabo las 13 horas bajo la plataforma Zoom y la página web Youtube, esta obra registra el vía crucis que familiares y víctimas han vivido en carne propia ante la indiferencia social y de las autoridades de esta demarcación.

El 6 de octubre desde las 9 de la mañana mujeres y hombres se dieron la tarea de hacer un recorrido en donde el performance político y la poesía se unen para mostrarnos los rostros sin identidad que acabaron siendo un número más de las estadísticas de la inseguridad que viven día a día las mujeres.

De acuerdo con la Red de Denuncia Feminicidios Estado de México “desde hace cinco años Ecatepec cuenta con doble Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres, un mecanismo gubernamental con presupuesto federal para la erradicación de la violencia feminicida y las desapariciones de las niñas y mujeres del municipio; pero poco o nada ha cambiado la situación feminicida en ese sitio, diariamente asesinan a niñas y mujeres en sus calles, sin acceso a la justicia para las víctimas y sus familias, con procesos plagados de omisiones por parte de las autoridades e impunidad”. 

Dentro del territorio nacional el municipio de Ecatepec, es el peor sitio para ser mujer. De acuerdo a las cifras proporcionadas por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México a la Comisión Especial para dar Seguimiento a las Alertas de Género, entre los años 2015 y 2020 se han logrado tipificar como feminicidio los asesinatos de 52 mujeres en esta localidad, es el municipio con mayor incidencia en la entidad, sin contar todos los homicidios dolosos contra mujeres que no logran ser tipificados de esa forma. 

La mayoría de estos asesinatos de mujeres están manchado con impunidad e injusticia, con omisión y opacidad en el actuar de las autoridades. Por eso, organizaciones de la sociedad civil como la Red Denuncia Feminicidios Estado de México, Mujeres de la Periferia para la Periferia, la Organización de Mujeres Trabajadoras de México y Arte Acción 12.0, salieron en caravana a las calles de ese sitio para acompañar a madres y familiares de víctimas de feminicidio en su exigencia de verdad y justicia para las víctimas, rememorando y dignificando sus vidas, abrazando sus historias, nombrándolas por y para siempre.

México es un país feminicida, donde asesinan a 10 mujeres al día, de acuerdo a información oficial del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). 

Señor, señor no sea indiferente se mata a las mujeres en la cara de la gente.

Tan solo 27 minutos son suficientes para que las historias de Angélica, Karla, madre e hija nos conmuevan al enterarnos sobre su último baile en donde ambas bailaron transmitiendo en directo a través de una red social antes de ser violentadas por dos hombres y un menor de edad, quien solo estuvo preso hasta que cumpliera la mayoría de edad. Mientras tanto un hogar se encuentra solo deshabilitado por culpa del patrialcado que no quiere renovarse sino seguir imponiéndose arrebatandoles la vida a muchas mujeres del país.

 

PRIMERA CARAVANA CONTRA LOS FEMINICIDIOS EN ECATEPEC, ESTADO DE MÉXICO de Paco Dorado

Fotografía: Eduardo Alarcón, Manuel Amador, Paco Dorado.

Edición: Paco Dorado.

Música; Jesse Gallagher y Ludovico Einaudi.

Poemas: Manuel Amador y Tamara Soberanes.

El documental se puede ver a través de YouTubeen la siguiente liga  https://youtu.be/CLffkIsJbsA

 

La comunidad universitaria, ignorada en la sucesión rectoral

 

 

Por Jesús Cortés Cuevas*, Josué De la Vega M.*

 

La Universidad de Colima, de haber sido en su vida una institución abierta en lo académico y respetuosa de la pluralidad de las ideas y participación de sus integrantes, en esta etapa de sucesión rectoral que atraviesa, estaríamos hablando de que la comunidad universitaria estaría haciendo un balance general para decidir al titular de la institución. Un balance sereno no sólo de los últimos ocho años del gobierno de Eduardo Hernández Nava, sino de los últimos 32 años, es decir, desde 1988, tomando como punto de partida el rectorado de Fernando Moreno en que los altos funcionarios aceptaron sin chistar -sin dejar decidir a la comunidad- la política neoliberal que el gobierno de Salinas de Gortari aplicara.

A cambio de disciplinarse, a varias instituciones se les compensó su subordinación, entre ellas a la de Colima; la Secretaria de Educación Pública la convirtió en la llamada “prueba piloto”. Fueron tiempos en que los recursos federales llegaron sin control en cuanto a la administración y contratación de obras. Así vimos como en dos gobiernos rectorales se transformó la universidad pública de la entidad. De la noche a la mañana, aparecen nuevos edificios, laboratorios, mapotecas, canchas de futbol rápido, polideportivos, unidades deportivas, bibliotecas, pinacotecas y demás. Cambió radicalmente la escenografía.

A simple vista nadie se opondría a esas edificaciones, el problema, sin embargo, es más complejo. Como el neoliberalismo privatizó todo, de manera que la oficina federal encargada de programar, proyectar y edificar instalaciones de educación pública desapareció y transfirió esas acciones al mercado; el gobierno federal permite y protege la discrecionalidad a los rectores para escoger las empresas encargadas de esas acciones, a nombre de la “autonomía”. La corrupción creció entonces de manera exponencial en la Universidad. Muchas de esas construcciones son hoy elefantes blancos, como el edificio Miguel de la Madrid, auditorios, la Pinacoteca, o abandonados, es el caso de el antiguo edificio de postgrado; las bibliotecas dan pena en una institución que fue “plan piloto” de la federación, están vacías. Así podríamos seguir. Es una universidad de edificios vacíos y otros ocupados artificialmente, y bibliotecas paupérrimas. 

Al mismo tiempo, la gente ve como los funcionarios universitarios pasaron de ser gente de nivel media de vida a ser grandes fraccionadores urbanos y dueños de centros comerciales. Son parte de la nueva burguesía comercial. Fracción de clase compuesta en gran medida por recientes miembros de la burocracia política. Desde ese entonces, la autonomía universitaria fue liquidada completamente; la apertura de nuevas carreras, la cuestión salarial, el perfil de profesores, los proyectos académicos y de investigación, la programación de actividades y presupuestarias, entre otros más, pasaron a manos de la burocracia política federal, con la anuencia del rector en turno, del Consejo Universitario y del resto de los caparachos: SUTUC y FEC.

Los rectores y sus allegados drenaron más dinero de las universidades para inversiones privadas. Las auditorias federales y del estado avalaban. Parafraseando, podemos decir que en el escenario tenemos: Universidad pobre, rectores millonarios. El dinero llegaba a manos llenas a la “universidad piloto” donde los conejillos de indias eran –y siguen siendo- estudiantes, trabajadores académicos y trabajadores administrativos. El supuesto crecimiento de excelencia alcanzado por Colima fue meramente mediático. La burocracia política federal, para legitimar su política neoliberal en educación superior, utilizó, entre otras, a Colima para “mostrar” –pura imagen- los supuestos grandes éxitos alcanzados. 

La fachada se fue cayendo con el paso del tiempo. Al principio llegaron investigadores de alto reconocimiento científico y académicos, se abrieron posgrados inscritos en el padrón de Conacyt. Hoy volteamos, y el papel de oropel en que fue envuelta está desgarrándose y permite ver la pobreza académica y de investigación que vive. La sociedad colimense no conoce publicación importante de cultura y ciencia editada por su casa de estudios. Muchos de los grandes investigadores que llegaron en aquellos años se han ido a otros centros de investigación fuera de la entidad, unos más se han jubilado, otros, lamentablemente, han fallecido. No obstante, muy pocos nuevos prospectos, con credenciales de estudios de posgrado de alto nivel, han sido contratados, y los otros tantos, tienen posgrados obtenidos en universidades patito. Son cada vez menos profesores en el Sistema Nacional de Investigadores y menos posgrados en el padrón de Conacyt. El examen de oposición de ingreso del personal docente deja mucho que desear. Desde la convocatoria misma hasta la publicación de resultados son muy sombríos. Las escuelas e institutos carecen de profesores-investigadores de tiempo completo. 

Tenemos entonces una universidad paralizada que ha construido una imagen falsa de lo que verdaderamente es. Por la vía institucional es difícil revertir esa osamenta burocrática que lleva 50 años de vida. Las instancias colectivas de filigrana en la norma están vacías. Rara vez son convocadas y si lo son, son disfuncionales para un proceso democrático. Hay falta de claridad en la estructura y toma de decisión en esas instancias. Es el caso de los Consejos Técnicos, Consejo Académico de Posgrado y del Consejo Universitario. Son caparachos totalmente verticales donde la fuerza de la autoridad es absoluta. La selección de sus integrantes es de tipo corporativo. Es un proceso viciado, sin existir recurso alguno para interponer en instancia en caso de violaciones. 

 

 

ELECCIÓN ANTIDEMOCRÁTICA DE RECTOR

Cuando estamos por cambiar la estafeta, los estudiantes y trabajadores quedan al margen del proceso. Es una elección antidemocrática. Por ellos “hablan” las cúpulas directivas: la Federación de Estudiantes Colimenses y el Sindicato Único de Trabajadores y el Consejo Universitario cuyos miembros la autoridad ha palomeado. Esta burocracia asfixia la vida. Es la necropolítica la que priva en la Universidad de Colima, donde el grito es: “viva la muerte, muera la vida.” La participación estudiantil al margen del corporativismo –vertical y autoritaria- está prohibida. Los trabajadores no tienen una organización democrática y combativa que defienda sus derechos laborales, tampoco los estudiantes. Unos están bajo el control del sindicato blanco, otros bajo el porrismo. Lo aceptable para las autoridades es: “todo dentro de las corporaciones, nada fuera”-; no existe la vida estudiantil. Los debates están negados. La academia está destruida. La autoridad es vista como un tótem; se acata su voluntad, no se discute. Cuál democracia puede esperarse en esto. ¿Cómo construir una nueva universidad? 

Bloque Popular plantea que es por la vía no institucional y de ruptura abierta con la estructura corporativa que maniata la voluntad de la comunidad universitaria que de romper los controles hará posible la edificación de una Universidad Democrática, Critica y Popular. Donde la academia reine, las decisiones fundamentales las tomen los universitarios y haya transparencia en el manejo de los recursos. Será un proceso prolongado, desde abajo y a los lados, desde la perspectiva dialéctica de destrucción-construcción. En este escenario, la comunidad no espera nada del proceso de “elección” de rector. Los tiempos fueron a modo de las necesidades políticas de la autoridad. En 4 días, en plena epidemia, se realizó todo el proceso. Ningún candidato presentó su visión de universidad. La comunidad universitaria fue ignorada, como siempre. La tendencia sigue siendo reproducir el mismo modelo de decadencia, esperamos que, con la participación de la comunidad universitaria llegará a su crisis terminal. Los universitarios sabían de antemano que, con el apoyo de Fernando Moreno, Cristian Torres Ortiz era el tapado, como sucedió; el Rey ha muerto, viva el Rey. Los demás participantes eran la comparsa de este ungimiento… 

El juego de la apariencia, en el que la burocracia universitaria es diestra, estuvo presente en el proceso de selección de principio a fin del hoy rector electo. Una cara joven para aparentar cambios; un nuevo rostro para recuperar la legitimidad perdida. Un tecnócrata formado en universidades conservadoras, como la Universidad Anáhuac y la Universidad de Miami, lo que presagia despreció a la participación y opinión de los universitarios; el llamado pópulo universitario de nueva cuenta será observador. Tendremos una universidad más autoritaria y tecnocrática. La apariencia seguirá reinando. La verticalidad se reforzará. No hay nada nuevo en el horizonte.

 

** Miembros del CC de Bloque Popular.

 

No me pidas que no grite

Foto Facebook/Paro de Mujeres Colima 

 

 

No pido favores para mi sexo.

Todo lo que pido de nuestros compañeros

 es que quiten sus pies de nuestros cuellos.

 

Ruth Bader Ginsburg (1933-2020) 

Magistrada de la Corte Suprema de Estados Unidos

 

¿Quién gritará por las diez mujeres muertas cada día? ¿Quién lo hará por la niña que está siendo violada en este momento por su padre, padrastro, tío, hermano, vecino, maestro? ¿Quién, por la anciana que ha sido maltratada durante 40 años? ¿Quién elevará la voz por la estudiante desaparecida? ¿Quién, por la prostituída? ¿Quién por la que es grabada clandestinamente y “quemada” en las redes? ¿Quién, por la muchacha tirada en el cañaveral? ¿Quién alzará la voz por el niño abusado en la sacristía, la niña indígena tirada a un barranco, la estudiante violada en un aula? ¿Las niñas de once años embarazadas?

Las mujeres que gritamos nos “descomponemos”, somos difíciles, nos volvemos fieras, nos dicen traumadas; Los hombres que gritan ejercen su masculinidad. Gritan porque viva la patria, gritan porque les pertenece gritar; gritan porque es su marca de posesión. 

Normalizamos el grito del dominio masculino dentro y fuera de los hogares. Las mujeres aprendemos a hablar para que luego nos domestiquen para hacerlo en voz baja, en tono de comedimiento, en el susurro, en el silencio. Para aceptar, para justificar, para tolerar.

¿Cuál mujer puede decir que no ha sufrido algún tipo de violencia machista personal, social o institucional a lo largo de su vida? Según la Organización de Naciones Unidas, una de cada tres mujeres del mundo sufre violencia sexual o física, en su mayoría, por parte de su pareja. En México, diversas instancias han documentado que todas las mujeres del país han sufrido algún tipo de violencia machista ya sea en su familia de origen, en la escuela, en el trabajo, en la calle, en su familia de destino. Entonces ¿por qué debemos callar? ¿por qué se nos pide conservar la voz baja?

Durante la pandemia han aumentado todos los tipos de violencia contra las mujeres de acuerdo a las cifras oficiales: abuso sexual creció 10%; acoso u hostigamiento sexual, 17%; violación 8%; violencia familiar 6.4%. En Nayarit, de enero a junio de 2020, 22 mujeres han sido asesinadas durante el confinamiento: siete han sido víctimas de feminicidios; cinco han sido asesinadas de homicidio doloso, diez de homicidio culposo, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Se prevee un aumento en embarazos de adolescentes. 

He conocido mujeres lastimadas tan profundamente que es impensable que alguna vez, hayan albergado sueños. He conocido otras golpeadas físicamente por la pareja. He tenido contacto con jóvenes, a lo largo de casi 40 años de docencia, cuyos secretos familiares podrían documentar telenovelas de la ignominia. Conozco narrativas generacionales de mujeres vejadas, esterilizadas, anuladas, tiradas a los basureros.

A las que les han dicho que no sirven para nada; a las que les han robado el futuro al plantarles una maternidad no deseada; a las que les han cerrado las puertas; a las que hacen sentir inferiores; a las que dejan sin sustento; a las que les quitan los hijos; a las que les niegan justicia; a las que culpan; a las que insultan como tontas, inútiles, incapaces; a las que desaparecen; a las que violentan cuando llegan a cargos públicos. A todas ellas y por todas ellas, gritamos. 

Gritamos porque contra las mujeres se ha instaurado una guerra de baja intensidad que socaba la energía vital de las mujeres. 

Gritamos ante el Estado cómplice de la violencia machista; ante las instituciones educativas que reproducen la desigualdad y la violencia; ante la ciencia que argumenta la biologización de la inferioridad; ante las filosofías que justifican la complementariedad de las mujeres;  ante las religiones que se fundamentan en la malignidad de las mujeres; ante las teorías históricas, económicas, políticas, antropológicas que excluyen, niegan, anulan a las mujeres. 

Necesitamos gritar para que se oiga la voz colectiva de quienes no estamos de acuerdo en los dispositivos de la violencia contra las mujeres y las personas de la sexodiversidad. Necesitamos gritar porque las tesis, peticiones, ensayos, libros, películas, razonamientos que hemos elaborado colectivamente durante más de 200 años no han sido suficientes para aminorar la violencia machista. Ni siquiera para aminorar el peligro de las mujeres en la vida cotidiana;  ni siquiera para pensar que nuestras hijas puedan caminar en paz; ni siquiera para imaginar una mejor ciudad para mis nietas.

Por eso, gritamos. No me pidas que no raye las paredes. 

 

*Socióloga, Universidad Autónoma de Nayarit, correo: 

Publicado en Nayarit Opina, Tepic, Nayarit, septiembre 22 de 2020.

 

 

Entrego fortalecida la Primera Visitaduría de la CNDH luego de 8 meses de trabajo

Foto: Facebook

 

Fueron 8 meses de intenso trabajo en defensa de los derechos humanos. Aún en medio de la pandemia trabajamos diariamente desde las oficinas de la CNDH ubicadas en el 5º. Piso del edificio ubicado en Periférico y Luis Cabrera, a pesar de las indicaciones de retirarnos a trabajar desde casa, sin tomar el período vacacional legalmente establecido, asumiendo lo que sabemos hacer para lograr atender las miles de quejas y el seguimiento de los expedientes de personas que llegan con su dolor a cuestas y el alma desgarrada por las violaciones de derechos humanos que sufren ante autoridades de diversos niveles y regiones. Ahí estuvimos hasta el último momento de éstos días intensos y noches de sueños intermitentes, para cumplir con el compromiso de lograr que la CNDH esté verdaderamente al servicio del pueblo y con plena autonomía frente al gobierno, como sigue siendo la exigencia que compartimos con miles de familiares de víctimas de desaparecidos desde hace décadas, como nuestra querida Rosario Ibarra y las doñas que a lo largo de su vida mostraron al mundo que podían transformar su dolor en digna rabia y lejos de doblegarse ante la infamia y los insultos, se levantaron con la dignidad a cuestas que nos heredaron con su ejemplo.

En éstos días hemos concluido la entrega recepción de los programas, expedientes, recursos y cerca de 300 personas del personal que laboró bajo la responsabilidad de la Dirección General de la Primera Visitaduría de la CNDH a mi cargo, luego de reunir toda la información y dejar anotados los pendientes que dejamos para que se dé continuidad por quien estará al frente, para que no quede duda alguna de las labores desempeñadas y los compromisos adquiridos con las víctimas para emitir recomendaciones e informes que en su momento deberán ser públicos para toda la sociedad.

El compromiso de llevar a cabo un trabajo de esta naturaleza implica asumir la responsabilidad de informar con transparencia a la población en su conjunto sobre las actividades llevadas a cabo, entendiendo que es un derecho a la información y obligación de rendición de cuentas. Por ello, a través de este medio doy a conocer algunos de los aspectos relevantes de lo llevado a cabo con los recursos públicos que son aportados por todo el pueblo.

El Programa Anual de Trabajo 2020 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, puede ser consultado en la página electrónica de este Organismo Nacional, en la dirección https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/doc/Transparencia/progAnual2020.pdf, en el que se detallan los Proyectos y las metas programados para cada Programa Presupuestario 2020 de la Primera Visitaduría General. Se entrega el avance sobre los informes de los Programas presupuestarios de actividades e indicadores de gestión del ejercicio 2020 y su replanteamiento, correspondientes a la Dirección General de la Primera Visitaduría General, Programa de Atención a Víctimas del Delito, Programa Especial de Sexualidad, Salud y VIH, Programa sobre Asuntos de la Niñez y la Familia (niñas, niños y adolescentes y jóvenes, personas mayores y familia), Área de Atención a las Personas con Discapacidad, Programa Especial de Personas Desaparecidas, así como las seis Oficinas Foráneas (Acapulco, Guerrero; La Paz, Baja California Sur; Morelia, Michoacán; Mérida, Yucatán; Torreón Coahuila, y Aguascalientes, Aguascalientes), así como el proyecto al 2021; en el entendido que cada titular es responsable de cada una de sus áreas, por lo que se entregó la Dirección General así como el encargo del Despacho de la Primera Visitaduría General. Anexo 1 (Tres Discos Compactos denominados Informe Programas 2020, Replanteamiento Programas 2020 y MIR, FT y Proyectos 2021).

Durante mi encargo no se emitieron observaciones por parte de la Auditoría Superior de la Federación, ni del Órgano Interno de Control de la Comisión Nacional; sin embargo, se hace notar que se encuentran en curso dos auditorías de la Auditoría Superior de la Federación y tres más del Órgano Interno de Control y en Anexo 13, se entrega la relación con los datos de identificación de las mismas.   

Se entregan mediante Anexo 14, los siguientes listados:              

A. Relaciones de expedientes de queja en trámite y folios, físicamente a cargo de cada una de las abogadas y abogados, por áreas de la 1-5, Oficinas Foráneas (Acapulco, Guerrero; Aguascalientes, Aguascalientes; La Paz, Baja California Sur; Morelia, Michoacán; Mérida, Yucatán, y Torreón Coahuila) y Programa de Personas Desaparecidas, firmados por cada una de las personas y sus titulares.         

B. Se entrega notas informativas de asuntos y recursos de atención especial por áreas de la 1-5, Oficinas Foráneas y del Programa de Personas Desaparecidas.

C. Relación de expedientes asignados a la Coordinación de Servicios Periciales de la Primera Visitaduría General, así como de las solicitudes formuladas por las Comisiones Estatales de Derechos Humanos para elaboración de opiniones con base en el “Protocolo de Estambul”.             

D. Relación de las conciliaciones que se encuentran en trámite en la Primera Visitaduría General.

E. Relación de expedientes de quejas en los que se tiene previsto emitir un proyecto de recomendación por áreas. Hay que agregar que entregamos 15 proyectos de Recomendación, 13 ya publicadas y dos para firma en el escritorio de la Presidenta, así como 5 proyectos más terminados y otros en vías de concluir.

F. Se entregan los documentos denominado “Propuesta metodológica participativa”; “Una ruta crítica para Ayotzinapa, propuesta metodológica”; Listado de Carpetas sobre el caso Iguala, las cuales se encuentran en los libreros de las Oficinas de la Visitaduría General y se entregan físicamente, y Estudio Preliminar sobre el Caso Ayotzinapa, que consta de 264 hojas, cuyo propósito principal es esclarecer el destino de los normalistas, dilucidar lo que les ha sucedido, pugnar porque haya justicia y reparación del daño, así como garantías de no repetición (este último, impreso y en Disco Compacto Inicio de la Carpeta 2).            

G) Se entrega listado del expediente de queja CNDH/1/2014/6432/Q/VG (conocido como Caso Iguala), que consta de 1200 expedientes y cerca de un millón 200 mil fojas, así como un listado de más de 165 (ciento sesenta y cinco) que corresponde a los anexos de expediente en mención. Inicio Carpeta 2.

En el Anexo 15 se entrega la relación de las solicitudes de acceso a la información turnadas a la Primera Visitaduría General que a la fecha se encuentran en trámite de respuesta y las atendidas con las respuestas correspondientes; así como los requerimientos de información pendientes de atender, derivados de algún recurso de revisión, en los términos de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública. En Disco Compacto se entrega el avance del testado del expediente CNDH/1/2014/6432/Q/VG como Anexo 16. –

Estaré al pendiente de cualquier observación que se me requiera, tanto internamente en la CNDH como por parte de la sociedad, a quienes debo la lealtad que algunos quisieran únicamente para los dueños del poder. Me voy agradecido por la oportunidad de llevar a cabo este trabajo con personas que saben que el valor de la amistad nunca puede estar por encima de la dignidad que es la que nos permite levantarnos cada día a luchar y amar.