Alto al baño de sangre en Colima

 

Escrito por Juan Ramón Negrete Jiménez 

Por mucho, el inicio del presente año ha sido el más violento en nuestro estado, donde la cantidad de homicidios dolosos se ha disparado de manera tal que Colima se encuentra convertido en el estado más violento de la República.
Los ataques con armas de fuego de alto calibre, incendios de viviendas, desapariciones forzadas y otros tipos de agresiones han dejado a una gran cantidad de personas lesionadas o que se han visto afectadas en sus bienes.
Los hechos de violencia alcanzan cada vez, niveles insospechados, donde la actuación de los cuerpos de seguridad de los tres niveles de gobierno, se han visto rebasados, dando la impresión de que las estrategias de seguridad no han sido las más adecuadas.
Lamentablemente esos hechos de violencia no solamente han causado la muerte de personas, que, de acuerdo al discurso oficial, ocurren entre miembros de bandos antagónicos de la delincuencia organizada que se están peleando la plaza.
En esta escalada de violencia hemos sido testigos de cómo en fecha reciente fueron acribillados una maestra normalista, hija de un colega periodista, y un maestro, han caído abatidos elementos de seguridad, cuando se encontraban de descanso.
Sin embargo, la gota que derramó el vaso ocurrió la noche de este lunes 2 de mayo, cuando afuera de su propio domicilio fue cobardemente atacado y privado de la vida un conocido abogado colimense, que se destacó en la política, la cual abrazó con pasión.
Legislador local en tres ocasiones, en la Quincuagésimo Tercera, Quincuagésimo Quinta y Sexagésima Legislatura, postulado las dos primeras ocasiones por el Partido Revolucionario Institucional y ésta última por el Partido Verde Ecologista de México, me refiero a nuestro amigo Roberto Chapula de la Mora.
Un hombre que desde la máxima tribuna del estado alzó siempre la voz, para exigirle a la mayoría del grupo parlamentario de MORENA, apoyaran para que se emprendieran acciones en favor de la seguridad y de esa manera apoyar a la titular el Poder Ejecutivo del Estado, sus palabras no encontraron el eco deseado y hoy Roberto Chapula de la Mora, pasó a formar parte de la estadística mortal de nuestro estado.
Ante esa imparable ola de violencia, los periodistas colimenses alzamos la voz para reprobar no solo el cobarde asesinato de nuestro amigo Roberto Chapula, sino la muerte de cientos de colimenses, hombres y mujeres, que echan por la borda el discurso oficial de que los homicidios van a la baja.
Lamentamos estos hechos sangrientos que han enlutado centenas de hogares, pero levantamos la voz para exigirle a las autoridades responsables de la investigación de este tipo de hechos, que redoblen acciones y lleven ante la justicia a los asesinos materiales y de existir autores intelectuales de quienes ordenan estas ejecuciones y se les aplique todo el peso de la ley.
Ya no se puede permitir que continúe este baño de sangre en nuestro estado, por ello demandamos que los cuerpos de seguridad actúen con mayor firmeza y determinación, porque ya no se puede, ni se debe permitir que ataquen las propias instalaciones de los cuerpos de seguridad, como ha ocurrido en más de una ocasión o se sigan registrando homicidios dolosos.
A los familiares y amigos de todas las personas que han sido abatidas, les expresamos nuestra solidaridad.
A nuestras autoridades federales, estatales y municipales, les demandamos una mayor aplicación y si deben cambiarse las estrategias, que se haga, pero que ya, de una vez por todas, se frene este baño de sangre.

Colima, Col., 3 de mayo de 2022

* Palabras expresadas por el autor, presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de la República Mexicana (Fapermex), durante el evento por el Día de la Libertad de Prensa.

 

 

 

Libertad, justicia y democracia: Concepción Villafuerte Blanco

Concepción Villafuerte Blanco. Foto: Facebook/ Concejo Indígena de Gobierno y otras luchas

 

Escrito por Sara Lovera*

SemMéxico, Cd. de México, 2 de mayo, 2022.- Este 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa, tenemos la certeza y el dolor de haber perdido una voz, una actitud, un compromiso, y de celebrar al mismo tiempo que en esta vida hay personajes como ella, quien defendió sus principios: libertad, justicia y democracia.

En este día, quisiera conversar con ella, caminar por las calles de San Cristóbal de Las Casas, recordar su mirada profunda sobre la violencia cotidiana de cada mujer con su marido, el valor de la protesta indígena; volver a disfrutar su actitud, cómo sin miramientos abrió su casa a la discusión, hasta un día en plena insurrección zapatista que se tomó tiempo para buscar al hijo de una colega. La mujer que no cesó de contar lo que sucedía en Chiapas.

Concepción Villafuerte Blanco, una de las pocas directoras de un diario en ese doloroso sureste mexicano, que habló fuerte a los coletos, nos deja su legado, una pauta, un ejemplo: la libertad de palabra, que en las mujeres es uno de los fundamentos de todas las otras libertades. Es la libertad de expresión que, colectivamente, siglos atrás, se convirtió en uno de los reclamos sistemáticos que nos permitieron a las mujeres interpelar al poder.

Hoy, nuestro dolor e indignación se multiplica. Los datos directos, secos, los de la maldita estadística. Las palabras que no evitan la muerte, palabras que no resuelven el crimen. La impunidad.

En su informe 2021, Artículo 19 afirma: “persiste la violencia contra la prensa”. Sólo en 2022 hemos perdido, a manos de autores materiales y oscuros autores intelectuales, a ocho compañeros y compañeras. Los crímenes continúan, sin freno, sin convertirse en prioridad. No sabemos quién mandó matar a la periodista Lourdes Maldonado, en Tijuana, por ejemplo.

Además, las palabras estigmatizastes contra nuestra labor. Durante las conferencias matutinas de Andrés Manuel López Obrador, en 2021, por lo menos en 71 ocasiones, casi seis al mes, el ejecutivo federal y otros integrantes del gobierno denostaron a la prensa. Invitaron a violentarla y justificaron el crimen.

Ese año, la organización registró siete asesinatos y un total de 644 ataques contra la prensa vinculados con el ejercicio periodístico; es decir, un o una periodista agredida por su labor cada 14 horas. De estos ataques, el Estado mexicano estuvo involucrado en dos de cada cinco agresiones, mientras los temas relacionados con la violencia contra periodistas fue la corrupción y la política con 285 agresiones.

Para mí, la libertad de expresión no tiene sexo. A las mujeres nos matan sólo por ser mujeres, pero en el mundo del periodismo, nos matan por hablar y escribir.

Tenemos conciencia de que las agresiones contra las mujeres menudean. Las conocemos, son mucho más claras y ya no pueden ocultarse. Atrás quedan los mitos que nos colocan como seres “inferiores”. Y en ese espacio privilegiado de la alta voz que es la prensa, compartimos con los hombres, porque llegamos masivamente a partir de la década de los años 70, con la misma intensidad y   frecuencia los intentos por cegar nuestra palabra en el espacio público.

Nos toca no olvidar y con Conchita tenemos la oportunidad de evaluar, la oportunidad de defender a los medios de comunicación de los ataques y rendir homenaje a los y las periodistas que han perdido sus vidas en el desempeño de su profesión.

De nombre María Concepción Esperanza Villafuerte Blanco, el domingo voló al infinito. Nos dejó un hueco en el alma, tanto como sus palabras en público, el 7 de abril: “¿Y la libertad, pues?”, le preguntó al jefe de comunicación en Palacio, Jesús Ramírez, y convocó a no olvidar “Libertad, Justicia y Democracia”.  Veremos…

*Periodista, directora del portal informativo SemMéxico.mx

 

 

SemMéxico se propone dotar de información general desde la perspectiva de género.

Elaborar información de actualidad, desde una óptica no sexista.

 

 

 

Morena y sus prácticas priistas en el Día del Trabajo

 

Cuando el PRI se encontraba en el máximo esplendor de su ejercicio del poder, la conmemoración del Día Internacional del Trabajo estaba a cargo de los gobernantes.

Cuando empezó a haber alternancia partidista en el país, la organización de esos "festejos", de manera estratégica, pasó a manos del partido tricolor, con los gobernantes como "invitados".

Ahora que Morena llegó a la Presidencia de la República y a buena parte de las administraciones estatales (Colima incluido), el gobierno se apropió nuevamente de los actos conmemorativos, realizándolos a la vieja usanza priista.

¿Cuál es el cambio, cuál la transformación, si muchas cosas se siguen haciendo igual que en los tiempos del "prianismo neoliberal, derechista y conservador"?

En Colima, la gobernadora Indira Vizcaíno Silva se dio el lujo de protagonizar en Manzanillo y en la capital del estado los actos por el Día Internacional del Trabajo. Y se escucharon discursos similares a los que se expresaban hace décadas. Por ejemplo, el subsecretario del Trabajo, Javier Pinto Torres, exaltó a la mandataria —su jefa— como una servidora pública que “ha demostrado ser una aliada de la clase trabajadora”.

Y el funcionario también expuso que “para el gobierno del estado era muy importante realizar este evento y reconocer este esfuerzo que día a día realizan las y los trabajadores en nuestra entidad, brindándoles un espacio para manifestar libremente sus inconformidades y reconocer los aciertos del gobierno en turno”.

A su vez, Indira Vizcaíno, quien se colocó al frente de los eventos, agradeció lo realizado por los trabajadores en el pasado y en el presente, pero “también el compromiso que tienen hacia el futuro, para sacar adelante nuestro estado de Colima”.

Y no desaprovechó para endilgar a los trabajadores una expresión retórica que habría cabido perfectamente dentro de un discurso priista: “Ustedes son la fuerza y el motor que mueve nuestro estado”.

Mientras tanto, arrinconado y disminuido, lo que queda del PRI en Colima, junto con sus organizaciones afines, declinó participar en los actos oficiales y realizó su propio evento desde el que, como la oposición que es ahora, sin ruborizarse lanzó críticas al gobierno estatal sobre aspectos que en su momento no atendieron los gobiernos emanados del priismo.

La lógica y el sentido común (también la etimología) nos llevarían a pensar que en una democracia (demos=pueblo, kratos=poder) el protagonismo de conmemoraciones como el Día del Trabajo tendría que brotar desde la propia sociedad empoderada, desde la ciudadanía consciente de sus derechos y responsabilidades, al margen de los gobiernos, que deberían mantenerse ajenos a aspectos organizativos, aunque dispuestos a atender los reclamos.

En una verdadera democracia nada tendrían que hacer el Estado ni los partidos convocando, con el mismo esquema corporativo, eventos que sólo competen a la clase trabajadora para su autorganización y la exigencia de sus justas demandas laborales.

En un auténtico sistema democrático, el Día Internacional del Trabajo tendría que ser un espacio para que los propios trabajadores expresen sus voces por sí mismos, no para que los gobiernos se arrojen incienso a sí mismos presumiendo su vocación “laborista” y formulando más promesas y promesas.

De acuerdo con una frase de la canción La Maza, del cantautor cubano Silvio Rodríguez, pareciera que el gobierno morenista, que llegó al poder envuelto en la promesa de la transformación, no ha pasado de ser más que un "servidor de pasado en copa nueva".

 

 Fotos: CGCS del Gobierno de Colima

 

 

El SUTUC, un sindicato patronal

 

Escrito por Josué N. De la Vega M., miembro de Bloque Popular

Gran diferencia hay entre el SUTUC y el STUNAM no únicamente porque pertenecen a instituciones diferentes, una con mayor número de trabajadores que la otra, tampoco porque una cuenta con una estructura sindical anquilosada a diferencia de la otra que es blanca de carácter patronal (SUTUC), y, finalmente, una de mayor antigüedad (1971 STEUNAM-STUNAM) y de experiencia de lucha que la otra. 

En el Sindicato de la UNAM, desde su nacimiento, la presencia de corrientes sindicales ha sido una constante, lo que explica mayor conciencia de lucha y de experiencia sindical, obtenida a través de huelgas, apoyo a contingentes en conflicto, discusiones sobre la problemática sindical y universitaria, la información vía prensa sindical (Unión) y televisión sindical (STUNAM-TV) y, hasta experiencia en negociaciones de tipo parlamentaria.

Mientras el SUTUC en sus cuatro décadas de existencia ha estado blindado por la patronal para impedir la presencia de corrientes sindicales y por ende de la pluralidad ideológica que en toda institución universitaria debería existir. Un asunto que se convierte en parteaguas entre ambas instituciones sindicales es el referido a los procesos electorales del Comité Ejecutivo y de los Comités Delegacionales. A la fecha, producto de la actuación de las corrientes y grupos, es la institucionalización de los procesos electorales en el STUNAM que ha permitido permanencia y por ello, sorteado fuertes embates de la patronal y gubernamental. Basta recordar la propuesta de adición del apartado C al artículo 123 constitucional respaldada por el nefasto ex rector Guillermo Soberón Acevedo, siendo presidente de la República Luis Echeverría, con la intención de normar las relaciones laborales universidades públicas. 

El SUTUC carece de experiencia, de institucionalidad sindical y de conciencia de sus miembros. Los procesos electorales son toda una fechoría, el ejemplo lo tenemos en el último proceso electoral del Comité Central sindical, la norma electoral es toda una maraña para perpetrar fraudes electorales ad hoc a la rectoría. En el último proceso electoral del Comité Central, las normas electorales no fueron de fácil acceso, de manera que aparecieran todas y cada una ordenada en la página oficial del sindicato, en su prensa y en cada centro de trabajo. Nada de eso aconteció. Lo mismo sucedió con la lista nominal y, para colmo, nunca se publicaron los resultados por centro de trabajo ni tampoco los generales, a no ser una simple declaración de corredor del secretario general en funciones y electo. 

Mucho trabajo sindical hace falta en el SUTUC para hacer de ella una organización de y para los trabajadores, de manera que ellos mismo sean sus propios dirigentes, y no aceptar la burla de que quien convoca y encabeza la columna de los trabajadores el primero de mayo sea el rector Christian Torres Ortiz Z. 

Este primero de mayo, los trabajadores de la Universidad de Colima deben dar los primeros pasos para hacer un sindicato de clase y combativo. Entre sus banderas a ondear está el rechazo al actual Contrato Colectivo de Trabajo por ser violatorio a los derechos laborales, contra el recorte de personal, por un aumento salarial a nivel de la inflación, contra la política de Austeridad Republicana. Exigir que el rector saque las manos del sindicato. 

¡¡Fuera rectoría del SUTUC¡¡

 

 

 

 

Que la rutina no impida la alegría de luchar

 

Escrito por José Martínez Cruz
 
1.- Aceptar el hecho consumado como la única realidad posible, nos convierte en sujetos pasivos al garete de las decisiones de los que tienen el poder. Atreverse a cuestionar el orden establecido es lo que nos permite pensar en que las cosas pueden cambiar. Actuar colectivamente a través de la organización permite construir otros mundos posibles, superando las debilidades individuales y haciendo a un lado la pereza intelectual, provocada por la rutina del dejar hacer, dejar pasar, propia de la alienación y enajenación que el capitalismo genera para hacernos pensar que ha sido y será una realidad inmutable.
2.- Por ello es que trabajamos en lo que genera alegría y satisfacción, con la dulzura de la miel que moje los labios, con la dedicación de quien contribuye al gozo de los demás en cada acto de la vida.
3.- Así como dedicamos nuestro tiempo a luchar porque los derechos humanos sean una realidad para todas y todos, podemos observar también todas las lunas para el asombro, la soledad acompañada o la tristeza sin remedio, las ganas de amar o la necesidad simplemente de mirar hacia el infinito.
4.- En abril miramos la historia a través de las fechas, para recordar las tareas del presente. El 10 de abril coincidieron el 103 aniversario luctuoso de Emiliano Zapata y la consulta de revocación de mandato transformada en ratificación. Los pueblos indígenas y campesinos llevaron a cabo diversas actividades conmemorativas, levantando la bandera de que la tierra y el agua no se venden, se aman y se defienden, porque Zapata vive y la lucha sigue. Más allá de los discursos oficiales, se levantaron las demandas de retorno del Ejército y la Guardia Nacional a sus cuarteles, desmilitarización de la seguridad pública, no a las actividades de contrainsurgencia, rescate de la soberanía nacional, justicia para los 43 normalista de Ayotzinapa rompiendo los pactos de impunidad y silencio y la búsqueda y localización de más de 100 mil personas desaparecidas.
5.- El derecho a la revocación de mandato es parte de varias demandas democráticas que movimientos ciudadanos han reclamado desde hace años, incluso mucho antes del gobierno de AMLO. La izquierda y los movimientos sociales en México, con familiares de personas desaparecidas y la defensa de los derechos humanos, han llevado a cabo consultas ciudadanas y formas de democracia participativa, mucho antes que las instituciones establecieran mecanismos legales para ello. Son demandas que tuvieron su auge durante y frente a los gobiernos neoliberales en México y otras partes del mundo, consideradas como parte de una concepción de democracia participativa que supera la democracia representativa, incluyendo el derecho a la consulta, al plebiscito, al referéndum o al presupuesto participativo.
6.- Pero la consulta para la revocación de mandato puede ser un instrumento útil en una situación de emergencia o extraordinaria frente a un gobierno nefasto o violatorio de derechos humanos. Hubiera sido útil frente a un gobierno como el de Peña Nieto, donde cada año de su sexenio hubo explosiones populares, resistiendo la imposición de sus programas neoliberales y desde septiembre de 2014 con la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa la situación llegó a un límite. Es el momento en que el movimiento planteó "Fue el Estado" y "Fuera Peña".
7.- Ya analizaremos los resultados de la votación en ésta consulta, pero desde el PRT se consideró que hacer un voto de confianza al gobierno actual es contrario a las luchas contra los megaproyectos neoliberales, la defensa de los derechos humanos, contra la participación de las fuerzas armadas en la seguridad pública y el solapamiento de las responsabilidades del ejército y la Armada en crímenes como la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, la lucha sindical por derechos laborales y respeto a su autonomía, las luchas de los pueblos indígenas en defensa de la tierra y el territorio, así como la lucha contra el feminicidio y todo tipo de violencias machistas contra las mujeres. Hoy más que nunca, es necesario fortalecer la lucha independiente, por una alternativa de clase trabajadora, ecosocialista, feminista e internacionalista.
8.- El feminicidio en Morelos se mantiene en los más altos niveles de impunidad y crecen las protestas sociales en demanda de que se cumplan las medidas de la Alerta de Violencia de Género, como lo establece la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. En Cuautla salieron masivamente a protestar por el feminicidio de Evelyn, ante las contradicciones de las autoridades en las investigaciones y la impunidad prevaleciente. En Temixco estremece el feminicidio de una joven madre embarazada que deja dos niñas huérfanas. En todo el país se documentan más de 300 feminicidios de niñas y adolescentes durante los últimos años. Ante las violencias que cotidianamente laceran la vida y la dignidad humana, es urgente y necesario no bajar las banderas de ya basta, ni una más.
9.- Un mundo donde la miseria de muchos explica la riqueza de unos pocos. En el 2022 hay en el mundo 2,668 billonarios, 87 menos que en 2021. En México hay 15 multimillonarios liderados por Slim, el 12 más rico, cuya fortuna subió a 91 mil millones de dólares más que al inicio del sexenio. ¡Y no quiere respetar la cláusula de jubilación a los trabajadores telefonistas!
10.- Así como salieron a las calles y plazas miles de telefonistas en defensa de su contrato colectivo de trabajo, electricistas exigen ser recontratados por la CFE y recuperar sus zonas de trabajo como SME, las y los periodistas de SUTNOTIMEX ya cumplieron dos años de huelga sin encontrar la justicia laboral, por lo que ya se preparan las fuerzas para hacer de este Primero de Mayo una jornada nacional e internacional de lucha de la clase trabajadora.