Jonathan desapareció en Colima al acudir a una entrevista de trabajo


Colima, México (27/04/2021).- María Isabel Guzmán Salazar es madre de Jonathan Eduardo Alcaraz Guzmán, le ayudó a conseguir una entrevista de trabajo, le planchó la camisa, acudió a la entrevista y desde entonces está desaparecido.
Jonathan tiene 28 años y desafortunadamente fracasó en su intento por ser empresario. Inició con un pequeño negocio de cámaras de videovigilancia, sin embargo, como a muchos emprendedores la fortuna no estuvo de su lado, al grado de que hasta su motocicleta se le desvieló, lo que derivó en que tuviera que buscar empleo, describe su mamá.
Su teléfono celular es obsoleto, “de los viejitos”, por lo que yo le ayudé buscando en internet oportunidades de trabajo, de tal forma que encontramos dos anuncios que nos interesaron, agendó citas y al día siguiente se levantó muy motivado, mi hijo abordó un taxi y se dirigió a las entrevistas de trabajo, desde entonces está desaparecido.
Las horas pasaron y mi hijo no regresó, le llamé a su celular, pero no hubo respuesta, indicó su madre. Le llamé en repetidas ocasiones y el teléfono ya no sonó.
Al día siguiente busqué tener contacto con las empresas donde dejó su solicitud de empleo, en ambos casos me dijeron que sí estuvo en ambos sitios, sin embargo, de él ya no supe nada más. Ahí comenzó nuestro calvario.

 


Ese mismo día me fui a los separos para constatar que no estuviera detenido, “Fiscalía y demás”, me sugirieron que agotara todos los lugares posibles donde pudiera estar, lo buscamos toda la noche sin éxito, describe la señora.
Al día siguiente (el tercero) muy temprano me fui a la Fiscalía a levantar la denuncia, estuve ahí entre cuatro a cinco horas, con el dolor de no saber nada de mi hijo, proporcionando toda la información posible al Ministerio Público, me tomaron los datos y a partir de ahí les llevé testigos y todos los elementos posibles para su localización, y apenas el día de ayer le entregaron el asunto a un investigador. Desde el día 22 al día de hoy (27) de abril no han hecho nada para localizar a mi hijo. Lo único que hicieron fue realizarme una prueba para conocer mi ADN.
En el mismo Ministerio Público me dijeron que el personal con el que contaban era muy limitado, “y si en algún momento el presidente de la república me escucha le diré, que están preocupados por la pandemia, pero la peor pandemia que tenemos es el crimen organizado, con tantos niños y jóvenes que están perdiendo la vida y desapareciendo, estoy muy lastimada y muy enojada, me da impotencia”, mi familia y yo estamos “siendo víctimas de todo el mal gobierno, que es un asco, la verdad”.
“Créame que estoy dejando de trabajar porque para mi, primero está la vida de mi hijo”, “mis hijos están dejando de trabajar, desesperados buscando a su hermano por todos los medios, tenemos derechos a ser atendidos porque pagamos impuestos, por eso elegimos a personas creyendo es su palabra, cuando sólo son personas que quieren lucirse para tener una posición económica, ¿y mientras los que estamos abajo qué? Porque sólo ellos logran beneficio”, mientras “que a nuestros hijos los están envenenando con droga”.
“Llego a mi casa y no se imagina lo triste que es. Estamos en una ciudad sin fuentes de empleo, mientras unos cuantos se hacen millonarios con toda la mugre que hay en todo el estado, perdón, pero estoy muy enojada”, dijo la mamá de Jonathan.
Soy ama de casa y trabajo en una tienda departamental. El papá de mi hijo está enfermo y no está en condiciones de trabajar, sin embargo, estamos unidos en esta causa, explicó.
Estamos desesperados por saber de él, “cuando vemos que en las noticias se habla de una persona sin vida, créame que para nosotros es angustiante porque ya son ocho días” de su desaparición.

 

Desaparecen tres mujeres que viajaban de Tonila a Quesería

 

Mediante la página de la Red Desaparecidos en Colima se difundió la desaparición de tres mujeres colimenses que viajaban juntas  de Tonila, Jalisco hacia la población de Quesería en el municipio de Cuauhtémoc, Colima el pasado 23 de abril del año en curso. 

Se trata de Rosario Guadalupe Sánchez Pérez, quien tiene 23 años. Sus señas particulares son estatura baja, cabello largo negro, es de complexión robusta, tiene un tatuaje en la cadera que dice chipilo. Vestía un  top de Leopardo y pantalón de mezclilla.

 

 

Lucía Trillo Rangel tiene 21 años. Sus señas particulares son tez morena, tiene un tatuaje en la muñeca con el nombre Annia, es alta, tiene el cabello largo. Vestía: Blusa negra y pantalón negro tipo cuero.

 

 

Liliana Lisbeth Martínez Flores tiene 35 años. Sus señas particulares son tatuajes en el pecho y mano izquierda de una cruz, es de tez blanca, tiene el cabello lacio, es de estatura 1.52 centímetros. Vestía pantalón de mezclilla, blusa floreada y tenis azules.

 

 

 

Cualquier información de su paradero favor de comunicarse a los teléfonos de la Fiscalía General del Estado (312) 3132266, (312) 3142356 y (312) 3127910. También pueden dar información en la página en Facebook de la Red Desaparecidos en Colima.

 

 

 

 

Iván Fernando desapareció en Jalisco hace casi cinco años y no se tienen pistas de su paradero

 

Iván Fernando Ramos Rubio tiene 33 años, es originario de Bellavista, Jalisco, mide 1.70 metros, es un hombre de complexión delgada, tiene orejas chicas, su cabello es castaño oscuro con corte militar, está casado con Carmen Cantú y juntos procrearon un hijo en la ciudad de Guadalajara.

El día 17 de julio de 2016, Iván Fernando le comentó a su esposa Carmen que iría a casa de su familia, en Bellavista. Pasados dos días, la hermana de Ivan Fernando se comunicó para informarle a Carmen que no encontraban a su esposo.

Le relató, que la noche del 17 de julio él se encontraba en una plaza cerca de la casa familiar y su hermana pasó por ese lugar para tomar el transporte a su trabajo. Cuando lo vio le comentó que ya se metiera y él le contestó “si, ‘carnala’, nada más me como el pan que compré y me voy a la casa”. Ella le replicó: “A ver si es cierto, no te vayas a meter tarde, Iván”.

Esa fue la última vez que supieron algo de él. En los primeros días después de lu desaparición, Carmen realizó varias búsquedas e interpuso una denuncia para tratar de localizar a Ivan, pero las autoridades le dijeron que si no mostraba el acta de matrimonio no le podían tomar la denuncia. Ante esta situación la madre de Ivan presentó la denuncia en Acatlán de Juárez, Jalisco, en el año 2017. 

Carmen cuenta que personal de la Fiscalía acudió dos veces a la casa de la familia de Ivan debido a que se habían encontrado fosas clandestinas. La segunda ocasión que visitaron el domicilio le pidieron el expediente a su cuñada y ya no se los devolvieron.

En estos casi cinco años no han tenido pistas que ayuden a localizar a Ivan. La familia no pierde la esperanza de recibir datos que contribuyan a encontrarlo y lograr la paz.

 

Este martes desapareció una niña de 14 años, luego de subir a un taxi en Villa de Álvarez


COLIMA, Col.- La mañana de este martes, Ximena Ramírez Baltazar, de 14 años de edad, abordó un taxi en el municipio de Villa de Álvarez para dirigirse a su centro de trabajo, pero no llegó a su destino y desde entonces se encuentra desaparecida.

De acuerdo con sus familiares, la adolescente subió al vehículo poco después de las 8:00 de la mañana en la colonia del Valle, en el cruce de las calles 13 de septiembre y Sonora, para trasladarse a la colonia Guadalajarita, en la ciudad de Colima.

Alrededor de las 8:15 Ximena tuvo la última conexión a través de la aplicación Whatsapp, donde expresó su temor porque el taxista había desviado su camino y dijo desconocer el nombre de la calle en la que se encontraba, y a partir de entonces se perdió el contacto con ella y las llamadas a su teléfono se van directamente al buzón.

 

 

Los familiares de la menor denunciaron el hecho ante la Fiscalía General del Estado y a través de las redes sociales están solicitando el apoyo de la población para localizarla, llamando al teléfono 312 594 93 59. Ella es de piel morena y mide aproximadamente 1.50 metros de estatura.

 

 

 

Miriam fue secuestrada hace más de dos años en Tecomán y no hay pistas sobre su paradero

 

Miriam Guadalupe Serrano Chávez es una mujer de 33 años, amistosa y solidaria. Es de complexión delgada, tez blanca, mide 1. 56 metros de estatura y usa brackets. Tiene varios tatuajes: uno en el hombro izquierdo con letras cursivas que dice María, Juana, Andrés Javier, y otro en su espalda con 4 vueltas y una corona con los nombres de Hassam, Hánssel y Khalessi

El 21 de febrero de 2019, día en que su padre cumplía un año de haber fallecido, Miriam fue llevada a la fuerza por varios hombres armados. De acuerdo con testigos, aproximadamente a las 4 de la tarde, después de salir de la escuela de cultura de belleza “Juan Pedro”, en Tecomán, Colima, ella y una compañera caminaban cerca de la iglesia del Sagrado Corazón, cuando se detuvo una camioneta blanca de la que descendieron dos hombres armados y uno más se quedó en la camioneta.

La acompañante de Miriam relató que los hombres trataron de llevarse a las dos, pero ella logró zafarse e intentó evitar que se llevaran a Miriam --que se paralizó y no pudo correr--, pero la golpearon.

Antes de su desaparición, Miriam se dedicaba a estudiar y a la crianza de sus tres hijos. Esmeralda, su hermana, cuenta para Tlanesi que hasta la fecha no se tienen noticias del paradero de Miriam y en los primeros días del acontecimiento una persona la contactó por medio de facebook para informarle que había encontrado unas credenciales de su hermana en el puente del Barrio 5 del Valle de las Garzas en Manzanillo. Esta información se la hizo saber a la Fiscalía del Estado de Colima, sin embargo en su opinión los agentes minimizaron el hallazgo y no hicieron pruebas para buscar huellas dactilares ni se avanzó en la investigación por la desaparición de su hermana.

Esmeralda relata que ha pegado carteles con los datos de Miriam en varios puntos de Colima, Tecomán y Armería, en Colima, así como en poblaciones del estado de Jalisco, pero hasta el momento no ha tenido suerte.

Con visible tristeza cuenta que sus emociones varían y que a veces se siente tranquila, sin embargo al no encontrar a su hermana se siente desesperada e impotente, al grado de que hay días en que no puede dormir.

Dice que en el mes de febrero de 2019, cuando se llevaron a Miriam, se supo que desaparecían de 3 a 4 mujeres por día en el estado de Colima.

Esmeralda también menciona que a poco más de dos años de la desaparición de su hermana, las autoridades encargadas del caso no le han comentado de los avances. Recientemente fue a preguntar y todavía no tenían elaborados los edictos para enviar a otros estados la ficha informativa de la desaparición de su hermana y con esto agilizar la búsqueda.

Así también, hasta la fecha no han citado a declarar a la acompañante de su hermana que estaba con ella el día en que se la llevaron, pues en ese momento ella era menor de edad y ahora ya cuenta con la mayoría de edad. También dice que no le han entregado la sábana de llamadas debido a que en septiembre su whatsapp tuvo actualizaciones pero hasta la fecha tampoco le han notificado.

 

 

Esmeralda busca a su hermana Miriam Guadalupe Serrano Chávez, quien fue secuestrada el 21 de febrero de 2019 en Tecomán, Colima. Vídeo publicado por la familia el 21 de octubre de 2020.