Desaparece una menor de 13 años en Colima

El Protocolo Estatal Alerta Alba, solicita su apoyo y colaboración para difundir los datos de Zeily Jazmín Martínez Pizano, quien no ha sido localizada. La última vez que se le vio fue el 05 de septiembre del presente año, cuando salió de su domicilio ubicado en la colonia La Albarrada, en la ciudad de Colima. La denuncia por desaparición fue presentada este 06 de septiembre.

 

 

 

Familiares y amigos de Mayra Yazmin de 19 años piden ayuda para localizarla

 

Su nombre es Mayra Yazmin González López, de 19 años de edad, es originaria de Coalcomán y actualmente radica en Manzanillo, Colima; el día 19 de agosto del año en curso alrededor de las 8:45 de la noche fue privada de su libertad y se teme por su integridad.

Familiares narran a través de redes sociales que Mayra Yazmin "es estilista de profesión misma que ejerce y no es persona de problemas".

Mayra Yazmin mide 1.54 de estatura aproximadamente, es muy delgada, tiene un lunar en el lado izquierdo y un tatuaje en su mano derecha de unas tijeritas y la palabra “inspiri”

 

El impacto de la pandemia en la trata de personas: aumento en la explotación sexual en menores

 

 

SemMéxico/AmecoPress. Madrid, 28 de julio de 2021.-   El pasado 8 de julio se publicó en Viena un estudio global sobre “Los efectos de la pandemia del COVID-19 en el tráfico de personas y las respuestas a los desafíos”, realizado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC). En él, se ilustra cómo ha afectado de manera catastrófica a las personas sobrevivientes de la trata de personas, destacando el aumento de la focalización y explotación de los niños.

Por otra parte, el estudio también evalúa cómo las organizaciones que están en primera línea han ido respondiendo durante los últimos 15 meses a los nuevos desafíos que ha traído consigo la pandemia. A pesar de las restricciones impuestas por los países, la mayoría continuaron brindando servicios esenciales a las personas que lo necesitaran.

Pese a esto, según cuentan desde la ONU, “los traficantes se aprovecharon de la crisis mundial, capitalizando la pérdida de ingresos de las personas y la mayor cantidad de tiempo que tanto los adultos como los niños pasaban en las redes”.

En la presentación del estudio, la directora ejecutiva de UNODC, Ghada Waly, afirmó que “la pandemia ha aumentado las vulnerabilidades a la trata de personas, al tiempo que hace que la trata sea aún más difícil de detectar y ha dejado a las víctimas con dificultades para obtener ayuda y acceso a la justicia”.

Añadido a esto, Ilias Chatzis, jefe de la Sección de Trata de Personas y Tráfico de Migrantes de la UNODC, quien desarrolló el nuevo estudio, también habló de que “los traficantes se aprovechan de las vulnerabilidades y a menudo atraen a sus víctimas con falsas promesas de empleo”, tal y como ha recogido Naciones Unidas. 

 

Los menores, el objetivo principal 

Este estudio, además, revela que son menores quienes están en el punto de mira de los traficantes, que cada vez utilizan más las redes sociales y las plataformas en línea para reclutar nuevas víctimas y se benefician del aumento de la demanda de materiales de explotación sexual infantil.

 

Los bloques y las limitaciones de los servicios de luchas contra la trata, provocados por la pandemia de COVID-19, ha hecho que las víctimas hayan tenido, y sigan teniendo, menos posibilidades de escapar de sus traficantes. Y con las fronteras cerradas, muchas víctimas de trata rescatadas se han visto obligadas a permanecer durante meses en albergues en las zonas donde habían sido explotadas, por no poder regresar a sus países de origen.

 

 

 

SemMéxico se propone dotar de información general desde la perspectiva de género.

Elaborar información de actualidad, desde una óptica no sexista.

 

 

 

Jonathan desapareció en Colima al acudir a una entrevista de trabajo


Colima, México (27/04/2021).- María Isabel Guzmán Salazar es madre de Jonathan Eduardo Alcaraz Guzmán, le ayudó a conseguir una entrevista de trabajo, le planchó la camisa, acudió a la entrevista y desde entonces está desaparecido.
Jonathan tiene 28 años y desafortunadamente fracasó en su intento por ser empresario. Inició con un pequeño negocio de cámaras de videovigilancia, sin embargo, como a muchos emprendedores la fortuna no estuvo de su lado, al grado de que hasta su motocicleta se le desvieló, lo que derivó en que tuviera que buscar empleo, describe su mamá.
Su teléfono celular es obsoleto, “de los viejitos”, por lo que yo le ayudé buscando en internet oportunidades de trabajo, de tal forma que encontramos dos anuncios que nos interesaron, agendó citas y al día siguiente se levantó muy motivado, mi hijo abordó un taxi y se dirigió a las entrevistas de trabajo, desde entonces está desaparecido.
Las horas pasaron y mi hijo no regresó, le llamé a su celular, pero no hubo respuesta, indicó su madre. Le llamé en repetidas ocasiones y el teléfono ya no sonó.
Al día siguiente busqué tener contacto con las empresas donde dejó su solicitud de empleo, en ambos casos me dijeron que sí estuvo en ambos sitios, sin embargo, de él ya no supe nada más. Ahí comenzó nuestro calvario.

 


Ese mismo día me fui a los separos para constatar que no estuviera detenido, “Fiscalía y demás”, me sugirieron que agotara todos los lugares posibles donde pudiera estar, lo buscamos toda la noche sin éxito, describe la señora.
Al día siguiente (el tercero) muy temprano me fui a la Fiscalía a levantar la denuncia, estuve ahí entre cuatro a cinco horas, con el dolor de no saber nada de mi hijo, proporcionando toda la información posible al Ministerio Público, me tomaron los datos y a partir de ahí les llevé testigos y todos los elementos posibles para su localización, y apenas el día de ayer le entregaron el asunto a un investigador. Desde el día 22 al día de hoy (27) de abril no han hecho nada para localizar a mi hijo. Lo único que hicieron fue realizarme una prueba para conocer mi ADN.
En el mismo Ministerio Público me dijeron que el personal con el que contaban era muy limitado, “y si en algún momento el presidente de la república me escucha le diré, que están preocupados por la pandemia, pero la peor pandemia que tenemos es el crimen organizado, con tantos niños y jóvenes que están perdiendo la vida y desapareciendo, estoy muy lastimada y muy enojada, me da impotencia”, mi familia y yo estamos “siendo víctimas de todo el mal gobierno, que es un asco, la verdad”.
“Créame que estoy dejando de trabajar porque para mi, primero está la vida de mi hijo”, “mis hijos están dejando de trabajar, desesperados buscando a su hermano por todos los medios, tenemos derechos a ser atendidos porque pagamos impuestos, por eso elegimos a personas creyendo es su palabra, cuando sólo son personas que quieren lucirse para tener una posición económica, ¿y mientras los que estamos abajo qué? Porque sólo ellos logran beneficio”, mientras “que a nuestros hijos los están envenenando con droga”.
“Llego a mi casa y no se imagina lo triste que es. Estamos en una ciudad sin fuentes de empleo, mientras unos cuantos se hacen millonarios con toda la mugre que hay en todo el estado, perdón, pero estoy muy enojada”, dijo la mamá de Jonathan.
Soy ama de casa y trabajo en una tienda departamental. El papá de mi hijo está enfermo y no está en condiciones de trabajar, sin embargo, estamos unidos en esta causa, explicó.
Estamos desesperados por saber de él, “cuando vemos que en las noticias se habla de una persona sin vida, créame que para nosotros es angustiante porque ya son ocho días” de su desaparición.

 

Desaparecen tres mujeres que viajaban de Tonila a Quesería

 

Mediante la página de la Red Desaparecidos en Colima se difundió la desaparición de tres mujeres colimenses que viajaban juntas  de Tonila, Jalisco hacia la población de Quesería en el municipio de Cuauhtémoc, Colima el pasado 23 de abril del año en curso. 

Se trata de Rosario Guadalupe Sánchez Pérez, quien tiene 23 años. Sus señas particulares son estatura baja, cabello largo negro, es de complexión robusta, tiene un tatuaje en la cadera que dice chipilo. Vestía un  top de Leopardo y pantalón de mezclilla.

 

 

Lucía Trillo Rangel tiene 21 años. Sus señas particulares son tez morena, tiene un tatuaje en la muñeca con el nombre Annia, es alta, tiene el cabello largo. Vestía: Blusa negra y pantalón negro tipo cuero.

 

 

Liliana Lisbeth Martínez Flores tiene 35 años. Sus señas particulares son tatuajes en el pecho y mano izquierda de una cruz, es de tez blanca, tiene el cabello lacio, es de estatura 1.52 centímetros. Vestía pantalón de mezclilla, blusa floreada y tenis azules.

 

 

 

Cualquier información de su paradero favor de comunicarse a los teléfonos de la Fiscalía General del Estado (312) 3132266, (312) 3142356 y (312) 3127910. También pueden dar información en la página en Facebook de la Red Desaparecidos en Colima.