Iván Fernando desapareció en Jalisco hace casi cinco años y no se tienen pistas de su paradero

 

Iván Fernando Ramos Rubio tiene 33 años, es originario de Bellavista, Jalisco, mide 1.70 metros, es un hombre de complexión delgada, tiene orejas chicas, su cabello es castaño oscuro con corte militar, está casado con Carmen Cantú y juntos procrearon un hijo en la ciudad de Guadalajara.

El día 17 de julio de 2016, Iván Fernando le comentó a su esposa Carmen que iría a casa de su familia, en Bellavista. Pasados dos días, la hermana de Ivan Fernando se comunicó para informarle a Carmen que no encontraban a su esposo.

Le relató, que la noche del 17 de julio él se encontraba en una plaza cerca de la casa familiar y su hermana pasó por ese lugar para tomar el transporte a su trabajo. Cuando lo vio le comentó que ya se metiera y él le contestó “si, ‘carnala’, nada más me como el pan que compré y me voy a la casa”. Ella le replicó: “A ver si es cierto, no te vayas a meter tarde, Iván”.

Esa fue la última vez que supieron algo de él. En los primeros días después de lu desaparición, Carmen realizó varias búsquedas e interpuso una denuncia para tratar de localizar a Ivan, pero las autoridades le dijeron que si no mostraba el acta de matrimonio no le podían tomar la denuncia. Ante esta situación la madre de Ivan presentó la denuncia en Acatlán de Juárez, Jalisco, en el año 2017. 

Carmen cuenta que personal de la Fiscalía acudió dos veces a la casa de la familia de Ivan debido a que se habían encontrado fosas clandestinas. La segunda ocasión que visitaron el domicilio le pidieron el expediente a su cuñada y ya no se los devolvieron.

En estos casi cinco años no han tenido pistas que ayuden a localizar a Ivan. La familia no pierde la esperanza de recibir datos que contribuyan a encontrarlo y lograr la paz.