Hostigan a activistas que documentaron la situación de conflicto en La Yerbabuena

 

En la redacción de Tlanesi recibimos un material audiovisual títulado ¿Qué pasa en La Yerbabuena? realizado por los ciudadanos y activistas defensores de derechos humanos María Hernández y Armando Romero, a partir de la videograbación y divulgación de dicho material María y Armando han señalado recibir hostigamiento en redes sociales y en una carta abierta expresan los detalles de esta situación que los hace sentir vulnerables, a continuación reproducimos el texto con la explicación detallada.

 

Compartimos la presente Carta, ya que al día siguiente de hacer las entrevistas de la primera parte de nuestro trabajo de documentación recibimos ataques de difamación, pues se publicaron fotos de nuestra persona deescontextualizando nuestra presencia en la actividad que fue convocada públicamente.

 

05 de Junio 2021
CARTA ABIERTA

Nosotros, María Hernández y Armando Romero, en el ejercicio de nuestro derecho a la libre expresión y al acceso a la información, decidimos acudir a la comunidad de La Yerbabuena, Comala, Colima en tanto ciudadanos independientes y observadores de Derechos Humanos a realizar un ejercicio de documentación sobre la situación actual que prevalece en la comunidad. Sin embargo, derivado de nuestra visita el día domingo 30 de mayo del presente año, antes siquiera de publicar el trabajo que hasta el día de ayer pudo ser compartido por distintos medios, recibimos ataques y difamación a través de las redes sociales, por lo que Manifestamos:

1.- Que no conocemos de ninguna forma a Ana Rosa García, persona que nos señala directamente con fotos en diversas publicaciones por redes sociales y ese día que recabamos los testimonios no estuvo presente. Señalamos que al descontextualizar y afirmar eventos y dichos que no sucedieron no sólo muestra una falta de ética, honestidad y de criterio sino también nulo conocimiento sobre garantías individuales, derechos constitucionales y derechos universales estipulados por organismos internacionales como la ONU.

2.- Nuestro trabajo de documentación está dentro del marco de la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada por la ONU desde 1948, en su artículo 19. Así mismo en los artículos 6° y 7° de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

3.- Las personas que estuvieron presentes el día que recabamos las entrevistas y que de igual manera difundieron, siguen difundiendo y que no ponen un alto a esta acción sólo demuestran su nulo compromiso con la verdad, su falta de honestidad y criterio.

4.- Queda claro que su intención es inhibir y criminalizar la labor de documentación independiente, descalificando sin fundamento cualquier postura que no les conceda la razón.

5.- Nuestra labor de documentación no es ilegal ni atenta contra los derechos de nadie.

6.- Las personas son libres de expresar o apoyar públicamente a cualquiera de las partes en conflicto, no representa ningún delito la libre expresión de ideas. A ninguna persona le corresponde ni moral ni legalmente coartar derechos constitucionales y universales de otras personas, incluso ninguna autoridad tiene la facultad para coartar dichos derechos, a excepción de los casos particulares que señala la misma constitución política de los Estados Unidos Mexicanos.

7.- Exhibir imágenes de nuestra persona, sacadas de todo contexto, difundirlas públicamente nos pone en una situación de riesgo y vulnerabilidad en nuestra integridad física. Al hacer énfasis en nombrar a “María”, la pone en una doble situación de riesgo por ser mujer ante el clima alarmante en cuestión de violencia de género a nivel Estatal y Nacional.

8.- Vemos que urge un monitoreo constante de ciudadanos, activistas y defensores de derechos humanos, a nivel local e internacional, ante la situación que prevalece en la comunidad La Yerbabuena, que  permita generar un clima de paz para la resolución del conflicto al interior de la comunidad.

9.- Ejercer una campaña para desprestigiar nuestro trabajo de documentación y criminalizar nuestra postura política, incluso antes de presentar públicamente los resultados de la documentación, en nada ayuda a la solución del conflicto, al contrario busca generar mayor confrontación y polarización.
Por lo tanto les convocamos a mostrar madurez política y si su intención real es la discusión pública lo hagan con argumentos veraces.

10.- Hasta ahora hacemos pública nuestra postura, dando tiempo para que la persona que nos señala en redes sociales rectifique sus afirmaciones y ataques hacia nosotros, así como quienes estuvieron ahí presentes. Creemos que ya pasó el suficiente tiempo para que pudieran rectificar su compromiso con la verdad, el diálogo y el intercambio respetuoso de ideas.

11.- Mantenemos nuestro compromiso de concluir nuestro trabajo, no tiene el objetivo de fomentar más amarillismo, ni polarización o discusión sin sentido en redes sociales, sino abrir una pequeña ventana para mostrar las dos partes en conflicto. Una vez que hagamos público nuestro trabajo de documentación termina el compromiso que expresamos de viva voz ante ambas partes. 

12. Frente al acoso y difamación del que seguimos siendo objeto o del que pueda surgir una vez que terminemos este trabajo de documentación, hacemos responsables a las personas que mantienen esta campaña en contra nuestra de cualquier acto que atente contra nuestra integridad física.

 

Atentamente

María Hernández 

Armando Romero

 

¿Qué pasa en La Yerbabuena? Vídeo Youtube/ Tlanesi. Periodismo de Derechos Humanos

 

 

 

Demandan artistas respetar a la Secretaría de Cultura

 

 

Al pueblo de Colima

A la opinión pública

Al Sector Cultural de Colima y los Estados Unidos Mexicanos

A las y los candidatos a ocupar puestos públicos en el Estado de Colima

 

Ante el panorama desolador que ha vivido la Cultura en nuestra localidad durante los últimos años y a partir de las deficientes propuestas de los actuales postulantes a la gubernatura del Estado, con relación a la publicación del MANIFIESTO divulgado el día 22 de mayo de 2021 a través de la página de Facebook Unidos por la Cultura - Colima (www.facebook.com/unidosporlacultura.colima), así como de los perfiles personales de quienes suscriben dicho documento y se identifican como parte de la Comunidad Artística del Estado de Colima; artistas, artesanos, gestores, profesionales y trabajadores de la cultura, consideramos fundamental extender a los medios de comunicación impresos, digitales y radiofónicos, las siguientes exigencias:

1- Demandamos enérgicamente que se respete la autonomía de la Secretaría de Cultura de Colima como órgano imprescindible en el manejo de su presupuesto, capacidad logística, personalidad jurídica y peso institucional.

2.- Llevar a cabo evaluaciones oportunas que garanticen la transparencia, así como reestructuraciones que permitan optimizar el uso del presupuesto. Es urgente el aumento significativo de éste, en concordancia justa con el porcentaje que el área cultural aporta al PIB nacional (3% del PIB, INEGI 2019), a fin de que los proyectos artísticos y culturales puedan verse materializados con la calidad y solvencia que la sociedad colimense merece.

3. Demandamos la participación democrática, real y efectiva de los artistas y actores culturales para elegir a la persona que esté a la cabeza de la institución, así como en la planeación y evaluación de los programas. Con ello, propiciamos el cumplimiento de los objetivos detallados en nuestra Ley General de Cultura y Derechos Culturales de México, para beneficio y disfrute de toda la sociedad colimense.

4.- Exponer públicamente los planes de trabajo y proyectos en materia de cultura por parte de todas las y los candidatos a la gubernatura, aludiendo que en la presente contienda electoral ningún postulante mostró un interés visible, hecho que se sostiene con la nula proyección de estrategias en pro de cultura durante el debate realizado el 17 de mayo del presente año. No condicionando este punto exclusivamente a la próxima elección del 6 de junio de 2021.

La redacción y difusión del presente documento es completamente apartidista, sin fines de lucro y es motivada única y exclusivamente por la defensa de los derechos culturales.

 

Atentamente 

Colectivo "La cultura nos une"

 

Responsable del texto: Oscar Robles



 

 

 

Emergencia comunitaria de género. Respuesta de las mujeres indígenas a las múltiples violencias y el despojo del territorio

 

Ilustración: Amopalay

 

Escrito por Fabiola Del Jurado Mendoza* Y Norma Don Juan Pérez**

Desde hace décadas, las mujeres indígenas organizadas nos hemos preguntado por qué en México unas muertes son más visibles que otras. ¿Quién define qué cuerpos importan? Es momento de comenzar a hablar de las violencias hacia nosotras, las mujeres indígenas. Desde la organización comunitaria, trabajamos para construir una memoria colectiva y promover políticas públicas desde nuestras prácticas y saberes.

La Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas (CONAMI) es un proyecto político que nació en agosto de 1997 para articular y fortalecer espacios comunitarios en los que las mujeres tienen un papel activo y protagónico. Sus banderas son la libre determinación, la autonomía, la justicia, el respeto a la pluriculturalidad y el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres y de los pueblos indígenas. Desde su conformación, se integró al Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas, que es una de las organizaciones más importantes para la promoción de políticas globales a favor de los pueblos indígenas.

En un comunicado titulado Violencias y mujeres indígenas, las organizaciones que formamos parte de esta plataforma consideramos que las violencias contra las mujeres y las niñas, adolescentes y jóvenes indígenas es política, social, económica, espiritual, física, sexual, psicológica y medioambiental. Estas violencias tienen múltiples dimensiones: interpersonal y estructural, pública y privada, estatal y no estatal. Su análisis en los espacios públicos, debería abarcar, en lo posible, todos estos modos de percibir. Por eso insistimos en la necesidad de enfocar la violencia como las violencias.

“Para poder entender el contexto violento en el que vivimos es necesario construir nuestra memoria colectiva dado que las violencias contra las mujeres indígenas en México se remontan a la época de la invasión.”

Para poder entender las violencias contra las mujeres indígenas en México es necesario construir nuestra memoria colectiva y remontarnos a la época de la invasión. La colonización significó una “confrontación cultural e histórica” entre las identidades de los europeos y de los indígenas que habitaban América, a quienes se los consideraba ignorantes y bárbaros. Los invasores creían que los indígenas debían ser tutelados y educados cristianamente, a través del uso de la violencia y la esclavitud.

En consecuencia, este proceso moldeó nuestra identidad dado que hablar de la invasión de nuestros territorios también incluye nuestros cuerpos, mentes y espíritus, es decir, todos los ámbitos de nuestra vida individual y colectiva. Incluso la concepción de dualidad femenino-masculino fue desplazada por la jerarquización de los sexos: el hombre pasó a ser el dominante y la mujer se convirtió en propiedad de los hombres. De esta manera, las mujeres hemos sido violentadas en los espacios públicos y privados.

En su sexenio como presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) decretó la guerra contra el narco que provocó una escalada de violencia nunca antes vista: los homicidios dolosos se duplicaron de 9,3 en 2007 a 18,3 en 2012. En el mismo sentido, a pesar de la ausencia de cifras claras, se reconocía un aumento de feminicidios en Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Estado de México, Veracruz, Quintana Roo, Ciudad de México y Ciudad Juárez.

Ante este panorama, mujeres feministas, académicas e indígenas del Estado de México demandamos la Alerta de Violencia de Género. Paralelamente, en Chihuahua hubo denuncias y movilizaciones por los feminicidios: en diciembre de 2010, asesinaron a Maricela Escobedo frente al Palacio de Gobierno, lo que visibilizó aún más la impunidad y negligencia del Estado Mexicano para dar respuestas ante los asesinatos y los casos de violencias de género. En Morelos, Guerrero, Michoacán y Oaxaca, las mujeres también se movilizaron para denunciar las violencias y los asesinatos.

“Las mujeres indígenas sentíamos que aún éramos invisibles en las cifras que se reportaban sobre feminicidios y en las políticas para combatir las violencias de género.”

Sin embargo, las mujeres indígenas sentíamos que, a pesar de los esfuerzos de las organizaciones, de la academia y del movimiento feminista, aún éramos invisibles en las cifras que se reportaban sobre feminicidios y en las políticas para combatir las violencias de género. Ante esta situación, decidimos crear la Emergencia Comunitaria de Género como una respuesta a la negativa de los gobiernos de las entidades federativas de México a reconocer su incapacidad para brindar protección y justicia a las mujeres en general y a las mujeres indígenas en particular. Los objetivos de Emergencia Comunitaria de Género son los siguientes:

– Visibilizar las violencias contra mujeres indígenas y entender la particularidad de estos hechos contra ellas y sus pueblos.

– Reconocer las violencias contra mujeres indígenas como el resultado de una concatenación de condiciones históricas y estructurales.

– Comprender que las violencias contra las mujeres y los pueblos indígenas van entrelazadas, por tanto, no pueden tratarse por separado.

– Generar políticas públicas con pertinencia cultural para la erradicación de las violencias.

– Promover el pluralismo jurídico y los principios, valores y prácticas de los pueblos originarios para la prevención, protección, acceso a la Justicia y reparación del daño y erradicación de las violencias.

 

¿Cómo trabajamos?

La Emergencia Comunitaria de Género cuenta con un espacio virtual en Facebook en el cual las integrantes de Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas comparten notas periodísticas y denuncias públicas sobre múltiples violencias que circulan en las redes. Desde esta plataforma, integrantes de la Comisión de Erradicación de Violencias y Defensa del Territorio se encargan de sistematizar la información en una base de datos. El 25 de noviembre de cada año, difundimos un reporte anual.

Esta información también genera insumos para la elaboración de informes sombra ante la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU y otros espacios de incidencia para el avance de nuestros derechos. Es importante aclarar que esta base de datos no se ajusta a los parámetros científicos que se establecen en algunos observatorios académicos ya que no tiene una finalidad estadística, sino la intención política de interpelar al Estado Mexicano y a la sociedad en su conjunto.

“Nosotras, las mujeres indígenas, no podemos separar nuestros derechos específicos de los derechos colectivos de los pueblos indígenas.”

El contacto y manejo de esta información nos ha llevado a profundizar el conocimiento y reflexión sobre los contextos de violencias. Para nosotras, las violencias tienen que ver con la violación de derechos humanos. Partimos de una definición amplia, en la que caben situaciones de desplazamiento, despojo territorial y despojo de recursos naturales. Estas circunstancias no son prioridad en las agendas feministas occidentales, pero para nosotras, las mujeres indígenas, sí lo son: no podemos separar nuestros derechos específicos de los derechos colectivos de los pueblos indígenas.

También reconocemos la diversidad de miradas y formas de significar estas violencias desde nuestros entornos. Para nosotras es un desafío dialogar sobre el feminicidio, la desaparición forzada, la trata de personas y otras formas de violencias que se desconocían y no se nombraban en los espacios comunitarios. Esta es la base de la erradicación de las violencias. Debemos darle un sentido político para evitar que el miedo nos inmovilice. Tenemos que reconocer que las violencias contra las mujeres indígenas son una afrenta contra los pueblos: nos daña y lastima a todos. No se puede construir ni fortalecer el tejido comunitario si no se detienen las violencias.

Nos reconocemos como sujetas protagónicas con capacidades, conocimientos y prácticas que pueden aportar a la atención integral de las problemáticas: “Nada sobre nosotras, sin nosotras”.

Especialmente reconocemos que es necesario ampliar nuestras miradas a los ámbitos urbanos, en donde cada vez tenemos más presencia. Las mujeres indígenas jóvenes que migran a la ciudad en busca de empleo o educación están expuestas a mayores niveles y formas de violencias. Lejos de su red familiar de apoyo, no conocen los procedimientos para hacer frente a las violencias al mismo tiempo que se encuentran en un espacio- territorio desconocido que las considera ajenas.

A su vez, estamos fortaleciendo el trabajo colaborativo con feministas y académicas no indígenas para acercarnos a los conceptos, teorías y métodos generados desde la academia. Queremos establecer un diálogo de saberes para que las metodologías sean incluyentes y representativas de la diversidad de mujeres que somos. Buscamos un mayor soporte a la recopilación, sistematización, interpretación y difusión de la información que manejamos.

Por último, promovemos una mirada política y crítica que haga al Estado responsable de la impunidad. El Estado debe eliminar las condiciones de riesgo, reconociendo e integrando nuestras cosmovisiones, prácticas y saberes en las políticas públicas para la prevención, atención, justicia y reparación del daño. Nos reconocemos como sujetas protagónicas con capacidades, conocimientos y prácticas que pueden aportar a la atención integral de las problemáticas: “Nada sobre nosotras, sin nosotras”.     

 
Con la mirada en el futuro

En este momento, estamos puliendo metodológicamente el programa de la Emergencia Comunitaria de Género y fortaleciendo los conocimientos de las integrantes de la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas para continuar con la sistematización de la información, tanto en el ámbito local como nacional. Al mismo tiempo, tejimos alianzas con el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) y la Asociación Canadiense de Estudios Latinoamericanos y del Caribe (ACELC) para desarrollar investigaciones colaborativas, promover la reflexión y enriquecer el debate público entre México, Estados Unidos y Canadá.

Tenemos el objetivo de continuar visibilizando las múltiples violencias que vivimos las mujeres indígenas hasta que seamos parte de los cuerpos que importan. Por lo pronto, algunas organizaciones como Tlachinollan comienzan a dar seguimiento y sistematización a casos de violencia hacia mujeres indígenas. Algunos medios de comunicación han sacado notas sobre las muertes que no importan y visibilizan e informan los feminicidios de mujeres indígenas. Seguiremos nombrando para que se mire y se actúe en consecuencia. Porque lo que no se nombra no existe. ¡Por nuestras raíces, por nuestros territorios, por la vida! ¡Nunca más un México sin nosotras!

La primera versión de este artículo se realizó para la revista Ichan Tecolotl de CIESAS en febrero de 2019.

*Fabiola Del Jurado Mendoza es nahua, Licenciada en Psicología y Profesora de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Es integrante de la Coordinadora de Grupos Culturales Indígenas y Populares, y del Consejo de Mayoras de la CONAMI.

**Norma Don Juan Pérez es nahua y Licenciada en Diseño de Asentamientos Humanos. Es integrante de la organización Cochitlehua Centro Mexicano de Intercambios A.C. y del Consejo de Mayoras de la CONAMI.

Publicado originalmente en Debates Indígenas

 

 

 

Somos un espacio de comunicación global sin fines de lucro, basado en la unión de muchas y diferentes voluntades. Un espacio que se une a un esfuerzo de medios autónomos que, afortunadamente, ya existe y sigue creciendo.

 

 

 

 

 

“No hay diferencia del gobierno anterior con el actual y es desesperante para nosotros”: padres y madres de Ayotzinapa

 

Escrito por Gloria Muñoz Ramírez Y Erika Lozano

Ciudad de México | Desinformémonos. “Lamentablemente no hay avances, no sabemos dónde están nuestros hijos. No hay diferencia del gobierno anterior al gobierno actual y es desesperante para nosotros”, dijo Emiliano Navarrete, padre de José Ángel Navarrete, en el mitin en el Hemiciclo a Juárez, a 80 meses de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Navarrete recordó que “el gobierno federal dijo que habría un cambio y nos abrieron las puertas, y ahora hay un fiscal especial para la investigación. Nos dieron esperanza cuando nombraron todo eso, ¿pero de qué sirve? Tienen detenidos y no dicen nada. Queremos que digan la verdad”.

Madres y padres de los 43 marcha en la Ciudad de México a 80 meses de la desaparición forzada de sus hijos. Foto: Erika Lozano

Como cada 26, las madres y padres de Ayotzinapa volvieron a salir a las calles para reclamar la verdad sobre el paradero de sus hijos. Marcharon del Ángel de la Independencia al Hemiciclo a Juárez, en la Alameda Central, donde a su exigencia de la presentación de los estudiantes, sumaron la de la liberación de los 19 normalistas de Mactumactzá, Chiapas, presos desde el pasado 18 de mayo.

Los rostros conocidos de las madres y padres de los normalistas volvieron a recorrer la avenida Reforma de la Ciudad de México, haciendo una simbólica parada en el Antimonumento a los “43 y más”, donde realizaron el pase de lista con cada uno de los nombres de los estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero, la noche del 26 de septiembre del 2014. Detrás de ellos caminó el contingente de Mactumactzá, conformado por jóvenes que exigen justicia para sus compañeros “encarcelados por luchar por una educación digna”. La comunidad otomí que mantiene tomadas las instalaciones del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI) marchó detrás, junto al resto de las organizaciones sociales que mes con mes acompañan la “exigencia de verdad”.

Integrantes de la comunidad otomí, quienes sotienen la toma del INPI, se solidaridan con los padres y madres de Ayotzinapa. Foto: Erika Lozano.

“Hasta el día de hoy el gobierno no ha puesto una respuesta en la mesa. ¿Cuándo vamos a tener una investigación que dé esperanzas como las que dio el presidente cuando fue electo? Lo vemos difícil. Por eso estamos en la tarea de realizar actividades de búsqueda y recorrer lugares donde el gobierno menciona que participaron elementos de Cocula, de Iguala, del 27 Batallón, de los federales”, reclamó José Ángel Navarrete en nombre de la comisión de padres y madres.

Normalistas exigen la libertad de los detenidos en Chiapas. Foto: Erika Lozano.

Y siguieron las preguntas: “¿Qué está haciendo el actual fiscal con los elementos de seguridad involucrados en la desaparición de nuestros hijos? ¿Por qué se le dificulta al gobierno llegar a la verdad?”. Ante la falta de respuestas, explicaron, ahora están recorriendo comunidades de Guerrero recabando información “para dársela al fiscal, por si él no puede”. Al mismo tiempo, apelaron a que “si algún ciudadano o ciudadana que sepa algo del paradero de nuestros hijos nos pueda decir”.

Los padres y madres fueron firmes. El beneficio de la duda al actual gobierno tienen una vigencia, y “no vamos a permitir que no se le dé seguimiento a la información importante, como el anterior gobierno que no hizo nada”, finalizó Navarrete.

 

 

 

Somos un espacio de comunicación global sin fines de lucro, basado en la unión de muchas y diferentes voluntades. Un espacio que se une a un esfuerzo de medios autónomos que, afortunadamente, ya existe y sigue creciendo.

 

 

 

 

 

Familiares de Esteban Meneses piden al presidente atraer las investigaciones de su muerte

Esteban Meneses Torres y María Silvia Guardado Sandoval. Fotografía: Facebook/ Joel Esparza 

 

A través de una carta, la esposa, el padre y la madre del exdiputado local Esteban Meneses Torres, solicitaron al presidente Andrés Manuel López Obrador intervenir para que se atraigan las investigaciones del suceso en el que murieron su familiar y la activista María Silvia Guardado Sandoval, el pasado sábado en la carretera Colima-Manzanillo.

 

Transmisión del último programa "Al Filo del Machete" un día antes de la muerte de Esteban Meneses y María Silvia Guardado

 

El texto íntegro de la carta es el siguiente:

 

C. ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR 

PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS

Nos dirigimos a Usted, en busca de ayuda urgente, para solicitarle que la Autoridad Federal a su cargo, atraiga el caso de la muerte de nuestro esposo e hijo ESTEBAN MENESES TORRES, fallecido trágicamente en "accidente" carretero el día 22 de Mayo del presente año.               

Pocas muertes han sido tan anunciadas como la de Esteban; él mismo anunciaba día tras día: "mi cabeza tiene precio."  Y es nuestro sentir que su muerte fue provocada, no "accidental."

El "pecado" o delito cometido por Esteban, fue denunciar abiertamente, con nombres e imágenes, irregularidades, abusos y delitos cometidos cotidiana y MAYORITARIAMENTE por funcionarios públicos del gobierno del Estado de Colima, muchos de ellos, abierta y visiblemente ligados con algunos personajes cercanos a Usted y a su gobierno Federal, que inexplicablemente en estos tiempos pre electorales, vemos unidos, juntos, actuando en la misma sintonía. 

 

Homenaje a Esteban Meneses por parte de amigos y familiares

 

Dentro de los ilícitos denunciados por Esteban, destacan enriquecimiento inexplicable, robos, despojos y abusos de autoridad e incontables actos inmorales o no éticos, como pagar fiestas de homosexuales en las que se documentó el asesinato de un menor; fiestas con mancebos importados de otros países y pagados los gastos con dinero del erario. 

Por decir lo menos, en lo escandalosamente notorio, sentimos que el gobierno estatal está actuando de manera interesada, con fines aviesos, tratando de crear una situación similar a la ocurrida cuando el "accidente" aéreo del 24 de Febrero de 2005, donde los familiares de la principal víctima terminaron apoyando la versión oficial de “accidente”, resultando ahora que, sin soltar su sello priista de destacados militantes, apoyan a los candidatos de su partido. 

 

Homenaje a María Silvia Guardado

 

También queremos hacer notar, que en el caso de este "accidente," la Fiscalía estatal se niega a entregar el o los teléfonos que Esteban portaba en la fecha de su fallecimiento, y hasta donde sabemos, no ha habido declaratoria de investigación que imponga el resguardo de esos aparatos.

Señor Presidente: Solicitamos y demandamos su inmediata intervención, nuestro hablar es fuerte porque queremos NO pasar a ser miembros simples en las listas de víctimas de este régimen estatal podrido.       

Colima Col. 25 de Mayo de 2021.

Muy atentamente y en espera de su respuesta.

Romina Rosales viuda de Meneses

Esposa de Esteban

Maria Luisa Torres Velasco

Madre de Esteban

Esteban Meneses Fernández

Padre de Esteban

Flavio Meneses Torres

Hermano de Esteban

Responsable del escrito

Esteban Meneses Fernández

CONTACTO:

C.c.p José Ignacio Peralta Sánchez, Gobernador del Estado de Colima.

C.c.p. Alejandro Gertz Manero, Fiscal General de la República.

 

En redes sociales amigos y familiares recordaron las vivencias compartidas y mostraron su afecto hacia los familiares de María Silvia y Esteban.